viernes, 12 de diciembre de 2008

SPIELBERG, UN GENIO DEL ENTRETENIMIENTO




Hablar de Steven Spielberg es hablar de esa Hollywood que produce entretenimiento puro para el vasto público que hace del cine una perfecta evasión. Gracias a un apoyo económico sostenido, Spielberg ha hecho mega producciones en las cuales ha mostrado todos los avances de la técnica para la creación de efectos especiales sofisticados y bastante caros. Apoyado por sus extensos presupuestos, ha sido además una suerte de rey Midas cuando empezaba algún trabajo, no significando esto que hayan sido todos de calidad, puesto que muchas de sus películas no dejan de ser una visión demasiado meliflua de las relaciones familiares de una típica familia norteamericana de clase media, con personajes demasiado edulcorados.
Por él, varios proyectos de cine de animación han sido llevados a cabo, sirviendo como una suerte de paraguas (productor) tanto para directores novatos (George Lucas en GUERRA DE LAS GALAXIAS) como los ya veteranos (como Tobe Hooper en POLTERGEIST). En los últimos casos, su desarrollado olfato del éxito económico y de aceptación por la mass-media, le ha “permitido” embarcarse en dichos proyectos que han sido siempre un suceso en los círculos comerciales. La fama de nuestro director empieza con el filme JAWS (TIBURÓN) (1975), durante una década plagada de películas – catástrofes (La Aventura del Poseidón, Terremoto, Infierno en la Torre). Pero hubo otros filmes ya personales que sí fueron un fiasco, que, gracias a su fama y a la fortuna acumulada, lograron cubrir los fuertes gastos que significaron no sólo la filmación sino la fallida distribución de los mismos, como el caso de 1941, un intento frustrado de comedia que sucedió a su primer éxito.


Algunos filmes notables:

JAWS (TIBURÓN) 1975 Sacar a relucir uno de los más grandes miedos del hombre, el de ser una presa de un depredador yace en el inconsciente colectivo de la especie humana, quizá ya sembrado en nuestros antepasados cavernarios, quienes eran presas de grandes depredadores con quienes les tocaba luchar por un lugar bajo el sol. Este temor visceral cuando cae en manos de un maestro del espectáculo, logra una feliz consecución para crear este clásico del terror. Este film ha hecho saltar y gritar a miles de espectadores desde que fue proyectada por primera vez y, pese a que la hayamos visto varias veces, las escenas cuando aparece el inmenso escualo generan en cada uno de nosotros ese miedo primitivo de ser una potencial víctima. Es, además, una severa llamada de atención a la vanidad humana en su actitud de querer domar la naturaleza y esta cada cierto tiempo te pasa una factura difícil de pagar o asumir. El temor a lo incontrolable está aquí latente, el temor que algo se nos vaya de las manos y en el momento menos esperado sea una estaca que termine con todo lo que proyectamos o construimos. Será siempre un clásico.

CLOSE ENCOUNTER OF THE THIRD KIND (ENCUENTRO CERCANO DE TERCER TIPO) (1977) para muchos, la mejor y más bella película de nuestro director, filme de alma infantil y con una extraordinaria actitud de conciliación con el mundo y la infinita posibilidad de hallar vida inteligente pacífica; por mucho tiempo la ciencia ficción estuvo plagada de películas macartistas y bélicas, muchas de ellas totalmente panfletarias sobre el peligro de la Guerra Fría (hay que ver filmes como The Thing – La Cosa- o The War of Worlds – La Guerra de los Mundos). En realidad, este filme aparece en un mundo que salía de un ciclo de cine-catástrofe para entrar en la era Carter en los Estados Unidos; la visión más pacifista de este estadista (entre Nixon / Ford y Ronald Reagan) también tiñe la producción cinematográfica. Pero además recurre a ese espíritu heredado de la Revolución de la Flores de los 60 (hippies) que busca una actitud más inocente hacia las cosas, por eso son los artistas y los niños quienes se convierten los “vasos comunicantes” (parodiando a Neruda) con los extraterrestres; así podemos entender su otra gran película E.T. (1982) que ya vimos en otro ciclo. La genial música de John Williams para Encuentro sirve como vehículo de comunicación entre ambas especies y abre el infinito de posibilidades de aprendizaje ya expresada en esa frase: “(hoy) empieza el colegio”. Además la presencia de un cineasta, el francés François Truffaut, un hombre que hizo bellas películas sobre niños y su mundo, da validez de ese espíritu que se iba extinguiendo de los 60. Para reflexionar.

E.T (EL EXTRATERRESTRE) (1982) este bello canto a la amistad de Spielberg en un periodo caracterizado por un endurecimiento de las relaciones entre las potencias de entonces con un presidente tan reaccionario como Ronald Reagan Los filmes de entonces trataban de hacer catarsis de los demonios de la Guerra de Vietnam. En los 50, las películas de ciencia ficción siempre mostraban alienígenas agresivos. La idea de ser invadidos ha estado siempre presente en una sociedad tan paranoica como la norteamericana. Spielbeg lanzó este filme en 1982 y tiene como antecedentes una de las obras maestras de este director: ENCUENTRO CERCANO DE TERCER TIPO (1977). En realidad esta película y la que presentamos en este ciclo son una suerte de lunar entre todas aquellas que han abordado el tema.

POLTERGEIST (1982) Esta película fue dirigida por el veterano en filmes de horror Tobe Hooper y con la producción de Spielberg. Es el quinto largometraje para nuestro director, quien por primera vez hizo una película de horror sin asesinatos o muertes truculentas (hizo la famosa The Texas chainsaw massacre en 1974). Pese a esto, tiene una serie de recursos para asustar al más prevenido de los espectadores. Una familia de clase media en un pequeño pueblo norteamericano de lo más apacible en California se ve de repente perturbada por una serie de acontecimientos anormales; la niña de la casa, en su inocencia, abre una puerta inimaginable debido a su espíritu lúdico y candidez; y estos se van incrementando invadiendo su tranquilidad hasta llegar a un clímax de total alteración del hogar por los fenómenos paranormales. Gracias a los efectos especiales de la época y el buen trabajo de luz, sonido y música, nos vemos envueltos en esta historia que empieza con el más cotidiano de los artefactos eléctricos: una televisión.

SCHINDLER´S LIST (LA LISTA DE SCHINDLER) (1994) es un drama histórico de más de 3 horas, que tiene por personaje principal a una personalidad tan ambigua como la de Oskar Schindler. Caracterizado por Liam Neeson, es una película en la que rinde homenaje a sus raíces, la judía. Nos muestra la transformación de este hombre, que era un explotador rapaz, aprovechador de las circunstancias, en un hombre conmovido y hasta cierto punto acomplejado por su entorno. En muchos casos hay ciertas sobre actuaciones, algunos personajes están muy estereotipados (sobre todo Amon Goeth / Ralph Fiennes, entre otros más) y el discurso pudo ser más reflexivo sobre la vida global de Schindler, un hombre que quebró cuanta empresa empezaba. Pese a todo, no deja de ser un testimonio duro de lo sucedido en el Holocausto, por eso el filme, en blanco y negro, emplea un recurso de color como una sutil marca para mostrar, a través de detalles, los horrores de la guerra, así como la esperanza de la paz y el bienestar; pero no está a la talla de EL PIANISTA de Román Polansky.

JURASSIC PARK (1993) ¿Quién de nosotros no ha soñado con conocer alguna vez uno de aquellos grandes reptiles conocidos como Saurios? Es un velado secreto de la humanidad de poder ver alguna vez un Tiranosaurus Rex o un Estegosaurus. Pese a los avances, hasta la fecha, de la ciencia, es difícil saber qué color de piel tuvieron estas grandes bestias o algunos hábitos o comportamiento etológico (vale la redundancia) individuales o grupales. Pese a la presencia de algunos buenos actores e incluso del director inglés Richard Attenborough, los verdaderos protagonistas son las grandes bestias virtuales, toda una hazaña de la tecnología creando estos seres que han aterrado a más de un espectador infantil. Pero creo que fuera de esta descomunal muestra de actores virtuales, también están algunas ideas que siempre han quedado en el aire y que se diluyen en la película por ser más un filme de entretenimiento: la responsabilidad y la ética frente a los hechos. Lo alguna vez pensado en Mundo Feliz de Huxley (A Brave New World): clonación, estandarización, optimización y otros conceptos tan irresponsablemente manejados en la actualidad, se vuelven contra el hombre. No importan los escrúpulos, ni doctrinas, ni ideologías, no importa el hombre.... Por eso es interesante cuando uno de los científicos dice: “me impresiona la falta de humildad ante la creación”. Como repito, lástima que se pierda por priorizar la aventura más que la reflexión.



Bibliografía:

Diccionaire des Films – Bérnand Rapp, Jean-Claude Lamy, LAROUSSE, 1995.

Los fantasmas de Norteamérica – Isaac León Frías, Ricardo Bedoya, HABLEMOS DE CINE, No 72, 1980

Otros Dos Nombres del Cine Fantástico: ROMERO y HOOPER – Ricardo Bedoya, HABLEMOS DE CINE, No 77, 1984

Hablemos de Cine, No 76, 1983

Studio Magazine Hors – Série, Studio Magazine No 94, 1994

Publicar un comentario