domingo, 17 de febrero de 2019

CIUDAD A LA DERIVA (ARTÍCULO DE OPINIÓN DIARIO CORREO TRUJILLO DOMINGO 17 DE FEBRERO)


Trujillo es una ciudad que se acerca al millón de habitantes. Durante los días laborales, esta población se incrementa por el número de personas residentes en áreas cercanas a la ciudad y que laboran en diversas empresas e instituciones localizadas en nuestro cono urbano. Nuestra ciudad tiene grandes potenciales que se han ido posesionando en el imaginario de los peruanos y de muchos turistas internacionales que nos han visitado. Es una ciudad con riqueza arqueológica, cultural, social, educativa y productiva. Una urbe ubicada cerca de un río y vecina al mar que le da ciertas ventajas geopolíticas que nos convertirían en una urbe rica y que podría trazar el destino de nuestra nación. Tiene pujanza productiva todavía primaria, salvo excepciones. Una ciudad multiétnica, variada.
Sin embargo, diversos factores humanos han mellado y continúan afectando la organicidad trujillana. La carencia de una educación cívica, el escaso sentido de autoridad y la débil capacidad de trabajar en equipo han sido los factores que han hecho que todo ese potencial se ponga en riesgo permanente con la consiguiente pérdida de oportunidades sociales. Evidencias saltan a la vista sin mucho esfuerzo. Tomemos dos ejemplos: transporte urbano y manejo de residuos sólidos.
Para nadie es un secreto que nuestro transporte es un caos. Tierra de nadie. Fuera de la escasa educación vial de públicos y privados, así como el lamentable estado de calles y avenidas de la ciudad; Trujillo posee un sistema ineficiente, riesgoso e, incluso, contaminante. El estado de vehículos de transporte público, que es privado, es un permanente atentado contra los usuarios de este y los demás ciudadanos, puesto que la antigüedad de muchos buses, combis y taxis presentan una amenaza latente contra cualquier ciudadano y el medioambiente. La concesión de rutas es otra pesadilla, puesto que hay zonas sobresaturadas de líneas de transporte cuya ganancia está en el número de pasajeros que estas lleven; por tal motivo no respetan ni horarios, ni espacios rígidos, ni la cantidad reglamentada de usuarios. Pedir calidad de servicio raya con el ridículo. Una buena línea municipal de grandes buses, tranvías y desde ya pensar en un subterráneo son soluciones obligadas si queremos salir del caos cotidiano. Las soluciones van a ser impopulares, pero atacarán el cáncer en el que se ha convertido todo este tema.
El segundo ya es problema arrastrado por varias gestiones ediles. Por su tiempo se ha hablado de crear una solución global al problema del manejo de la basura. Hubo conversaciones para creación de plantas de tratamiento de residuos, quedando en el tintero. Hay fuertes mafias que se mueven tras el reciclaje y el manejo del relleno sanitario. Absurdo es fomentar una cultura de manejo entre la población (separación de vidrios, papel o plástico) si es que casi todos los desechos van a terminar en el mismo botadero.
Estamos a tiempo de tomar decisiones correctas.

domingo, 10 de febrero de 2019

GOLPE DE PERUANIDAD (ARTICULO DE OPINIÓN DIARIO CORREO 10 DE FEBRERO 2019)


Alejarse de la patria por un buen tiempo es, frecuentemente, bastante saludable, aunque también puede convertir el retorno al país en un momento frustrante y hasta decepcionante. El distanciamiento te permite apreciar las cosas positivas que nuestra sociedad tiene, pero también observar que muchos detalles cotidianos que te rodean deben de ser considerar como grandes defectos y fallas de nuestro orden social, tanto por quienes regentan el poder, así como lo integrantes del tejido humano peruano.
La alegría de nuestra sociedad se ve muchas veces opacada por una serie de acciones y actitudes que deberían ser evaluadas por la ciudadanía, por cada uno de nosotros, con el fin de alcanzar una estabilidad social, tan venida a menos en las últimas décadas. El famoso boom económico de inicios de este siglo no ha logrado mejorar otros planos de manera equilibrada e integradora; y los logros que se habían alcanzado en servicios generales comienzan a evidenciarse cierto deterioro. Nuestra posición es tercermundista. Podemos focalizarnos en dos puntos evidentes: servicios de interconectividad y comunicaciones, y el imperio de la ley en todos sus niveles.
A llegar a Lima, centralista ciudad de todos los medios de comunicación, uno ve su aeropuerto saturado por cientos de pasajeros aburridos del colapso de diversos servicios por el número de usuarios. No sorprende ver largas colas para cumplir con los controles de rigor. Turistas consternados y nacionales resignados son los que conforman estas colas que contradicen el apelativo del mejor aeropuerto de esta parte del continente. De Trujillo, su interconectividad es bastante pobre y alarmante, no solo vía aérea (toda una contradicción para una ciudad de casi un millón de habitantes), sino vía terrestre. Conectarnos con las ciudades del sur se limita a un solo puente, cuya infraestructura aún no ha sido cambiada luego de su colapso durante el fenómeno del Niño costero del 2017. Evidencias de una posible situación crítica en los meses siguientes se vislumbran y nadie ha dicho nada al respecto.
El segundo punto es objeto de observación por muchas personas foráneas. La lucha contra la corrupción es un punto no del todo claro para muchas visitantes o lectores sobre nuestro país. Nos ven como un país corrupto y trasgresor de normas. Un simple ejemplo: se pone como noticia la aplicación de sanciones para aquellos que quebranten leyes simples de tráfico. Informar en diversos medios sobre la aplicación de multas para los conductores que estacionen en zonas rígidas es como una radiografía de nuestro comportamiento social. La ley no se aplica por desconocimiento o por simple omisión de su espíritu coercitivo. Simplemente no se respeta. “Las leyes están hechas para no respetarlas”. “Letra muerta”. Así entendemos que vehículos oficiales o policiales estacionen en zonas rígidas o para discapacitados. O la proliferación indiscriminada de mototaxis por el Centro Histórico.

domingo, 30 de diciembre de 2018

FIN DE AÑO CULTURAL (ARTÍCULO DE OPINIÓN DIARIO CORREO TRUJILLO 30 DE DICIEMBRE)


Se va el 2018. Año accidentado en muchos aspectos, acentuados estos últimos días de fiestas. Pareciera que nuestra ciudad es el espacio emblemático de violencia, suciedad y ambulantes por doquier. Esa es la imagen que compartimos todos. Quizá esa sea nuestra percepción final de este año que se va. Sin embargo, prontos ya a recibir el 2019, es bueno hacer un recuento positivo de lo que va quedando para empezar un año nuevo con cosas claras y edificantes.
2018 fue un año fructífero para casi todas las artes. Hubo presentaciones, exposiciones, conferencias, ferias y festivales que mantuvieron activo el mundo académico y artístico trujillanos. Las propuestas vinieron de diversas instituciones culturales civiles, empresas y organizaciones públicas (sobre todo, ediles). Un activo Fondo Editorial Municipal fue uno de ellos. Las pocas galerías que quedan en nuestra ciudad han montado exposiciones que han sido una extraordinaria vitrina para artistas, estudiantes y público en general. Nombraremos algunas de las más notables de las numerosas que han sido expuestas en el BBVA, Alianza Francesa, El Cultural, Casa de la Identidad Regional y en la Fundación del Banco de la Nación, así como el Club Central, Colegio de Arquitectos y la pequeña galería de El patio rojo: las fotografías de la artista germano-argentina Annemarie Heinrich; la extraordinaria colección de Tola con importantes obras de Tapiès, Picasso, Tamayo, Lam, Banksy, entre otros; la exposición fotográfica del XV Concurso de Fotografía Documental “Espacio-Tiempo 2018”, que expone también trabajos de proyectos fotográficos ganadores de versiones anteriores; el Segundo Encuentro Nacional de Artes Visuales en el mes de setiembre y octubre, que le dio una movida interesante al Centro Histórico, pues se intervino en nuevos espacios, como la Casa Francia, y trajo a una serie de ponentes expertos en artes visuales y creadores de proyectos culturales que podrían generar un impacto muy significativo para las propuestas culturales de nuestra ciudad. Por otro lado, el Teatro Víctor Raúl Lozano Ibáñez, más conocido como UPAO, ha dado un vuelco a las artes escénicas del Norte del país; este exige a nuestros artistas locales mejorar su producción y adecuarse a un desarrollo tecnológico que enriquece su producción artística. La llegada de diversos espectáculos teatrales o musicales ha reavivado nuestro mundo cultural. Hubo Feria del Libro, pese a la reticencia de usar un espacio alternativo que no sea la Plaza de Armas. Hubo conferencias de muy alto nivel académico. Festivales de cine, uno de ellos, el Festival de Cine Peruano, único en todo el país. El Festival de Canto Lírico, sólido a pesar de los años, y renació el Festival Internacional de Ballet de la AFIT, luego de 15 años.
Todo esto debe de merecer el apoyo municipal o regional. Es necesaria una política clara de las nuevas gestiones para mantener estas actividades que hacen de Trujillo, una ciudad.

domingo, 23 de diciembre de 2018

NAVIDADES ALTERADAS (ARTÍCULO DE OPINIÓN DIARIO CORREO DE TRUJILLO 23 DE DICIEMBRE)


Prontos a celebrar las fiestas de navidad y fin de año, nos vemos removidos y conmovidos por diversos factores sociales, políticos y climáticos.
Las gestiones ediles salientes y entrantes están en una campaña de dimes y diretes que no dejan ver claramente los planes para aplicar a nuestra ciudad en sus reales problemas. La gestión edilicia saliente tuvo fracasos en muchas áreas, siendo las más álgidas, las de seguridad y limpieza. Sin embargo, no queda claro cómo la nueva gestión va a abordar ambos problemas con planes coherentes y no populistas que es lo que hacen malograr las soluciones globales a los problemas de una ciudad como la nuestra que ha crecido de manera desordenada en las últimas tres décadas. Sacar al ejército a las calles para combatir la violencia ha sido observada y rechazada por su carácter populista por todas las instancias que conocen sobre el tema: es asignarle al ejército funciones que no le competen, debilitar las fuerzas policiales y la posibilidad de corromper las fuerzas armadas al involucrarlas en esta problemática. Entonces, cabe preguntarse qué soluciones presentará la nueva gestión edil ante esta situación. Y la segunda, que no deja de tener una repercusión con la primera, es en cuanto a la limpieza y ornato de la ciudad: ¿existe un plan concreto sobre el tratamiento de los residuos que los trujillanos “dejamos” todos los días? ¿Planta de tratamiento y un verdadero relleno sanitario? Y esto va amarrado, de manera global, con el problema del inexistente alcantarillado de la ciudad. En una ciudad tan mal preparada como Trujillo, ya las lluvias son una realidad y ya no es necesaria la presencia de un Niño para tener algunas que terminan por empantanar las calles plagadas de rompemuelles, donde se acumula el agua y genera el deterioro de la capa asfáltica. Además, en coordinación con el organismo responsable, ¿se prevé cambiar los inexistentes desagües, colapsados por la presencia de edificios que los saturan para evitar que proliferen huecos en avenidas que a veces engullen autos e, incluso, camiones? ¿Ejercerán control sobre toda la basura generada por el sector de la construcción, la cual vemos en las entradas o salidas de nuestra ciudad, con miles de bolsas de plástico, además? Y con ello va otro gran monstruo que debe de ser todo un tema de discusión por el caos que genera diariamente: el tráfico y el sistema vial.
Para cerrar la semana, estamos viendo cómo los partidos políticos están entrando en crisis, producto de su improvisación y el escándalo de las investigaciones Lava Jato. Esta caja de Pandora se acerca por el asunto Chavimochic. Mientras en Lima, Fuerza Popular se debilita por problemas internos como la primera fuerza del alicaído Congreso peruano; en nuestra Región, las jefaturas saliente y entrante de la gobernación regional han entrado en fuertes contradichos, siendo ambos integrantes del mismo partido. El espíritu navideño está lejos de nosotros.

miércoles, 19 de diciembre de 2018

TIERRAS CÁLIDAS: YANASARA Y LAGUNA SAUSACOCHA. SEGUNDO DÍA EN HUAMACHUCO. EL PARAÍSO.





02 de noviembre. Nos levantamos temprano para nuestro último día en Huamachuco. Ahora ya no íbamos a ascender a alturas demoledoras como vivimos el día anterior. No. Ahora nos descenderíamos a una zona yunga, un valle fértil, un paraíso como una vez lo llamó Melissa Massat cuando fuimos en el 2008. Nos íbamos a Yanasara. Como me había levantado temprano, fui a darme una vuelta por el centro de la ciudad, visitar su iglesia matriz, su gran plaza de armas y algunas calles aledañas. Ingresé a la iglesia matriz a la misa matutina y vi un interesante trabajo con vitrales. Vi la imagen de la Virgen de la Alta Gracia, la virgen principal de Huamachuco. Como era temprano, se veían las plantas y flores cubiertas por rocío y, a medida que subía el sol y la temperatura, se veía el vapor que se desprendía de la vegetación. Retorné al hotel para estar con el grupo.





Como de costumbre, ordenamos nuestro suculento desayuno a la espera de nuestra movilidad, la que nos iba a llevar a Yanasara, el paraíso, y a la laguna de Sausacocha. Esta visita trae para mí un grato recuerdo de aquella visita que hice hace 10 años. La ruta a Yanasara era insufrible. Y lo sigue siendo aún.  Nos habían comentado que ahora la carretera estaba del todo asfaltada. Era cierto, pero los deslizamientos hacen un poco riesgosa la jornada. En aquella oportunidad, íbamos unas 40 personas en el bus, invitados para un fam trip o viaje de familiarización con el fin de promocionar la ciudad de Huamachuco y sus atractivos. Hubo un paraje que despertó a todos los que íbamos cabeceando por la sinuosa carretera: un puente estrecho que permitía el paso de un vehículo de mediana dimensión ya en riesgo; uno puede imaginar el tremendo riesgo de sortear este puente. Su estrechez nos doblegó por lo que bajamos raudamente del bus y pedimos que este pasase solo con el chofer. En aquella oportunidad, atravesando la ruta con camiones que venían de las minas cercanas de oro hacían la travesía toda una odisea. En aquella oportunidad, al llegar al lugar ya cayendo el día, nos llevaron directamente a una poza de agua bastante temperada; en ese momento se desató una lluvia de regular intensidad, pero nosotros sentíamos caer las gotas frías en la superficie mientras nuestro cuerpo estaba en esas aguas deliciosas. Melissa solo llegó a exclamar: “no nos vayamos de aquí si esto es el paraíso”. Les había hablado tanto al pequeño grupo sobre esta experiencia y, en realidad, la volví a vivir con ellas.  Todos llevamos nuestro traje de baño, salvo Isabel, quien estaba convaleciente de una reciente operación. Eso no le negó el hecho de que se tomase una buena caminata, mientras nos dábamos un buen baño en la poza y un pequeño relajo en las pozas privadas de aguas más temperadas con agua fría. He aquí algunos datos de la zona, a la que hay que ir ( http://turismorutadelzahir.blogspot.com/2010/09/yanasara-un-paraje-de-aventura-y.html). Tras 10 años, muchas cosas han cambiado y se ve que el espacio ha ido creciendo y ofrece más servicios que aquella visita de hace una década anterior. Hay unos pequeños jardines y hay una gran piscina nueva, más grande que la poza. Estuvimos un buen tiempo, lo suficiente para disfrutar estas deliciosas aguas por las cuales uno sigue sintiendo que está en el paraíso. Aquí datos de Iván La Riva sobre la zona (http://ivanlariva.blogspot.com/2012/02/yanasara-bello-rincon-andino.html).





Ya listos y totalmente laxos, subimos a la camioneta para ascender a nuestro siguiente destino: la laguna de Sausacocha. Íbamos tranquilos en la camioneta, deteniéndonos en algunos parajes para tomar fotos al impresionante paisaje, cuando no hallamos con un embotellamiento: había habido un derrumbe un kilómetro más de nuestro súbito paradero. Estuvimos un buen rato, casi unos quince minutos, cuando le preguntamos a nuestro ocasional chofer sobre el tiempo que posiblemente nos íbamos a quedar y, viendo su reloj, nos comentó que no mucho, puesto que era casi mediodía y los trabajadores se iban a almorzar. Dicho y hecho, casi a mediodía, la columna de autos comenzó a pasar. Aquí todo el mundo sabe cómo son sus tiempos. Llegamos a la laguna, luego de haber sorteado una buena docena de precipicios amenazantes. El sitio ha mejorado considerablemente; sin embargo, me pregunto qué harán con todos los residuos sólidos y líquidos, y las aguas servidas de los numerosos restaurantes que abundan en la zona: ¿punto final, el lago? Pese a todo, nos embarcamos en almorzar nuestras consabidas truchas (las del día anterior fueron un verdadero bocado de cardenal), regadas con algunas cervecillas. He aquí la experiencia de un viajero al lugar (http://labrujuladelazar.blogspot.com/2018/01/laguna-sausacocha-huamachuco.html). Tras nuestro almuerzo, fuimos a ver las instalaciones del muelle de este lago. Sencillo y lleno de botes para dar una vuelta corta por la zona. El origen de la laguna se hunde en el misterio y la leyenda, he aquí uno que se lee en un cartel que está en el muelle de la misma laguna (http://munihuamachuco.gob.pe/docs/Sausacocha_Collasgon.pdf). Las chicas estaban agotadas, así que decidimos retornar a Huamachuco, pues se venía una fuerte lluvia.






Llegamos a Huamachuco casi una media hora después y nos fuimos a nuestro hotel. Una buena siesta y a preparar maletas. Más tarde salimos a husmear la ciudad y buscar un simpático lugar para un café: hay una suerte de paseo que se inicia (o acaba, depende la perspectiva) en el Teatro Municipal. Antes habíamos rondado por el mercado a la búsqueda de pan, cosa que nunca hallamos. Pena. Habíamos estado en su mercado central, el cual no está muy bien tenido. Nos preocupaba la salubridad y la exposición de carnes de manera abierta y con muchas moscas. Finalmente hallamos un simpático café con buenos postres: una isla en el lugar. Buena atención, hicimos una verdadera pascana. Pero las chicas querían un buen caldo de gallina y eso fuimos a buscar: el lugar donde habíamos almorzado una buena trucha frita el día anterior fue el lugar para el caldo de gallina generoso.
Así terminamos nuestra estadía en Huamachuco; el bus salía a las 10:30 pm. Nos fuimos caminando hasta el terminal de la empresa TUNESA. Las instalaciones son terribles, todo es bastante caótico. Tuvimos que meter nuestras maletas por nuestros propios medios. Ahora Isabel y María estaban ya mejor preparadas para el viaje de retorno. Llegamos a Trujillo casi a las 4 am.  










domingo, 16 de diciembre de 2018

CONTUNDENCIA (ARTÍCULO PUBLICADO EN EL DIARIO CORREO DE NUESTRA CIUDAD DOMINGO 16 DE DICIEMBRE)


El domingo 09 de diciembre, tras los resultados del referéndum, se han cerrado y abierto una serie de capítulos en la historia de la política peruana: las cifras dan un espaldarazo contundente a las propuestas presidenciales de reformas profundas en el alicaído Poder Judicial y en los principales actores de la política peruana, o sea, los partidos políticos. Pese a toda una intentona de desacreditar esta actividad electoral y todo el ambiente turbio político en nuestros días, los resultados son tan abrumadores que han obligado a todas las personas contrarias al mismo a tener que reformular su mensaje e, incluso, aceptarlo a regañadientes.
Lo preocupante de los resultados concierne a los Partidos Políticos. Estos han sido golpeados por dos resultados directos: la no reelección automática y la transparencia en el financiamiento de los mismos, sobre todo en periodos electorales. En la primera advertencia, los cuadros técnicos y de carrera de los múltiples partidos creados y reciclados en las últimas décadas no han sido los adecuados, puesto que una de las poderosas razones por las que la población ha votado contra la reelección de congresistas es la total muestra de incapacidad para legislar y hacer política correcta en pro de la sociedad. Muchos de estos ambicionan tener una curul para satisfacer apetitos personales (como creaciones de universidades, por ejemplo) o para actuar más como una horda que como una clase política dirigencial. Recientemente una ley que beneficia con exoneraciones tributarias a casinos raya como un insulto contra la sociedad peruana. Además, el escándalo de Edwin Oviedo con las azucareras lambayecanas apunta a que va a arrastrar a un par de conocidos congresistas. Veremos el curso de las acciones y esperamos que sus demás colegas no terminen por blindarlos como ya se hizo con uno de ellos en el escándalo Los cuellos blancos del puerto. Pero tenemos otros sonados casos como Moisés Mamani, Yesenia Ponce, Edwin Donayre, Benicio Ríos; pareciera que las fuerzas políticas se dedicaran a buscar personajes de extraña catadura que casi rayan con la escoria social.
La segunda advertencia observa las fuentes económicas. Las fuertes evidencias de corrupción y el manejo soterrado de malas prácticas de la empresa Odebrecht han escandalizado a la sociedad (no solo peruana); esta empresa destinaba dinero sucio de manera directa o indirecta interfiriendo en la transparencia de un proceso electoral. En los tentáculos de su acción corruptiva, involucró a muchos directivos de la Confiep, durante determinados periodos electorales, quienes fueron canales de inversión de la empresa brasileña para engrosar la caja chica (o grande) de determinados partidos políticos (como FP, Partido Nacionalista Peruano o el APRA) en campañas electorales.
Este claro mensaje debe de ser punto de partida para democratizar los partidos, sumidos aún en el cacicazgo, unilateralidad, verticalidad o la visión de tratarlo como su chacrita familiar.

domingo, 9 de diciembre de 2018

ZANJAR POR LO SANO (ARTÍCULO DE OPINIÓN DIARIO CORREO


Lunes 03 de diciembre. El gobierno uruguayo comunica a la comunidad internacional que el pedido de asilo del expresidente peruano Alan García Pérez ha sido rechazado al considerar que en el Perú “funcionan libremente” los tres poderes del Estados, entre ellos el judicial, que investiga al líder del Partido Aprista. AGP, desde un acto generado por un gobierno extranjero y bajo la interpretación de jurisprudencia internacional, ha recibido una fuerte estocada con la que se va convirtiendo en un cadáver político. Además, la desautorización del presidente de Costa Rica a las versiones del congresista Mauricio Mulder sobre el pedido de asilo a otros países ha sido la cerecita sobre la gran torta en la que se ha convertido a un Alan García en una bestia herida en su ego movida por el temor de que la estrategia de la prescripción se le escape de las manos. El viaje de congresistas partidarios de AGP para justificar su asilo ha sido interpretado graciosamente como una atractiva acumulación de sus puntos millas privados. Preocupa que su partido (¿en su conjunto?) esté abocado en defenderlo a como dé lugar tal como lo hizo en situaciones anteriores en las que algún correligionario decidía inmolarse políticamente con el fin de cubrir sus acciones dolosas o urdir todo un manto jurídico para blindarlo de una manera u otra. En su encerrona hogareña está tramando una serie de actos de victimización para que la opinión pública vaya “identificando” cómo este gobierno, a través de su aparato judicial, le realiza una implacable persecución que ha significado “la incautación de sus bienes, la suspensión de sus libertades individuales como la de circulación y las visitas privadas a su residencia”.
Sin embargo, AGP se ha convertido en una fuerte distracción en nuestra cotidianeidad. Dentro del turbulento Poder Judicial, hay algunas oscuras movidas que tratan de entorpecer las investigaciones de corrupción que han surgido por todos lados: la banda de Los Cuellos Blancos de Puerto (Desde Hinostroza hasta Edwin Oviedo) y el tema Lava Jato/Odebrecht, un cuco para el mismo AGP, Keiko Fujimori, PPK, Ollanta Humala, Susana Villarán, Alejandro Toledo y sus cuadros respectivos. Y, por otro lado, el mundo político: las acciones nada transparentes que se han realizado en el Congreso para beneficiar a casinos (verdadero escándalo de evasión), promover leyes que validan la escasa transparencia del financiamiento de partidos políticos, entre otras perlas por las cuales los hombres de la patria dan las espaldas a nuestra sociedad; y, sobre todo, el referéndum de este domingo 09.
Es anecdótica la declaración de una congresista que afirma el casi nulo entendimiento del presidente Vizcarra de la sociedad peruana. Ella olvida que Vizcarra pidió a los congresistas convocar este referéndum en respuesta a un clamor ante las circunstancias escandalosas del momento. Es el momento de poner las cosas en su sitio y esto está en nuestras manos.