martes, 27 de enero de 2009

LA GARBO, LA ESFINGE




Tras el éxito de EL DEMONIO Y LA CARNE, Greta Garbo
Se desentiende de Mauritz Stiller quien desesperado vuelve a Suecia
Y muere tuberculoso en el mayor olvido. Mientras ella se convierte en un de los grandes mitos de cine
AUGUSTO TORRES, El cine norteamericano en 120 películas


GRETA GARBO, LA DAMA DE LA SOLEDAD



Misteriosa, esquiva, mítica. Greta Garbo ha recibido a lo largo de su vida una serie de denominaciones, adjetivos que trataban de sintetizar su personalidad. El mito Garbo se fue a la tumba con muchos de los misterios que ella supo generar con su meteórica pero breve carrera cinematográfica y con esa figura tan ambigua que supo emanar entre sus amigos, compañeros de trabajo y el público en general. Esa ambigüedad le otorgó rasgos lésbicos que dicen se acentuaron con la amistad bizarra con Marlene Dietrich.
Nacida Greta Louisa Gustafsson en 1905 en Estocolmo (Suecia), tuvo una infancia con muchas estrecheces. De padres sencillos, (él era agricultor y luego trabajó en la limpieza cuando emigró a la ciudad; ella, costurera), comenzó a trabajar en puestos ligados a la limpieza personal y luego a la moda (quizá estas experiencias tempranas van a influir en la formación férrea del cuidado de su persona e imagen). Joven incursionó en la publicidad y eso le abrió a las puertas al cine en su país. Tanto en Suecia como después en su carrera meteórica y breve en Hollywood, Greta fue muy cuidadosa en la construcción de su imagen. Para crear ese halo de misterio que siempre la rodeó, fue creando una figura muy elaborada de su físico y del carácter que solía imprimir a sus personajes en las películas que trabajó; por eso, fue muy cuidadosa para construir los roles que quería interpretar, ya que en cierta manera manejaba una independencia actoral como no la tenían otras actrices advenedizas.
En el trabajo de su imagen, comenzó a construir una muy interesante centrada en su rostro. En el interesante ensayo de Víctor Montoya, éste dice que en la construcción de su imagen se centró en “la lozanía de su rostro, cuya fascinante belleza rompía con los cánones de la estética tradicional del cine norteamericano, recorrió el mundo y fascinó a millones de espectadores, quienes admiraban el perfil de su nariz respingona, el arco de sus cejas sometidas a una depilación casi total, la mirada sensual que desprendían sus ojos, el arco de amor de su labio de granate y el espeso maquillaje que convertía su piel en una porcelana”. Además su peinado ayudó a resaltar más su rostro, estirándolo de tal manera que destacara su tez y un halo de inteligencia que supo imprimir a sus papeles.
Los caracteres que ella supo interpretar en el cine de Hollywood (donde emigró muy joven) la vinculaban con la vampiresa, gracias a su voz profunda, su mirada sensual y su estilizada figura casi felina. Pero no fue una “devoradora de hombres” como uno identifica a este tipo de mujeres fatales. Muy por el contrario. Sus personajes no destruyen a los hombres que ama o que entran en contacto; lejos de mostrarse desafiante con su hombre, muchas veces es ella la que se sacrifica por su amado, muchos de los cuales no están a su altura. Por esto podemos decir que muchas veces Greta recibía trabajos en filmes mediocres o guiones inconsistentes. En muchos casos, en ese raro proceso de crear un personaje, ella sacrificaba el espíritu femenino de su rol por un acentuado proceso de masculinización del mismo. Quizá esa ambigüedad en sus personajes fue tan atractiva por su carga erótica y acentuó el misterio de su preferencia sexual. Ella quiso que su público, aquel que vivió pendiente de ella la recordase siempre joven y bella, por eso se retiró de las pantallas en 1942 a los 36 años. Pero, tal como ya lo hemos indicado, todo quedará en la sospecha y en la duda, ya que todo eso se lo llevó a la tumba el 15 de abril de 1990. Gloria Mundi.


He aquí algunas obras notables:

FLESH AND THE DEVIL (LA CARNE Y EL DEMONIO) CLARENCE BROWN (1926) Tras su llegada a Hollywood, trabajó en algunos filmes con su manager y amante, Mauritz Stiller. La llegada de esta pareja exigió ciertos acomodos en la meca del cine, sólo triunfando Greta. Este film la lanzó a la fama como vampiresa. Un par de amigos se ven confrontados por Felicitas por ser amante de uno y haberse convertido la esposo del otro. El desenlace es fatal para nuestra artista, pero en la visión moralista es un final que está hecho a las exigencias de las circunstancias. El trabajo en escenas es muy bueno para evitar situaciones explícitas que hubieran provocado la ira de la censura. Es su primer gran éxito hacia la fama.

THE TEMPTRESS (LA TIERRA DE TODOS) FRED NIBLO (1926) Esta obra en realidad iba a ser dirigida por Mauritz Stiller, pero por desavenencias con los estudios Metro, pasó a manos del director Fred Niblo. Es la adaptación de una novela del autor español Vicente Blasco Ibáñez. Es esta película, la Garbo realiza un rol de femme fatale, una mujer que conoce a un ingeniero argentino a quien ama, pero le pide que no la siga ya que ella es una mujer que destruye a los que la rodean. Es una obra que si no hubiera tenido la participación de la Garbo hubiera sido demasiado sosa y aburrida.

ANNA KARENINA CLARENCE BROWN (1935) El famoso libro de León Tolstoi da pie para esta obra lujosamente realizada por los estudios Selznick y la dirección de Brown, quien la había lanzado a la fama con el primer trabajo juntos. El tema del adulterio y seducción es tratado con maestría en este film tan sugerente y rico, con unos bellos escenarios que reproducen las brillantes descripciones del maestro Tolstoi. Este film acentúa su fama de vampiresa.

CAMILLE (LA DAMA DE LAS CAMELIAS) GEORGE CUKOR (1936) Inspirada en la obra de Alejandro Dumas, es una brillante adaptación y dirección de un maestro como lo era George Cukor, conocedor del alma femenina. La famosa cortesana, Margarita Gautier, ama a Armand; pero la presión social y familiar exige que Margarita lo olvide, ya que éste pertenece a la alta clase social burguesa. La obra desnuda la hipocresía de esta sociedad cucufata y también nos da un ejemplo de sacrificio, todavía en esa aura de la sociedad romántica del siglo XIX.

NINOTCHKA ERNST LUBISCHT (1939) Con un brillante guión de un joven Billy Wilder, esta película es una velada crítica al sistema férreo de Stalin. Un trío de comisionados soviéticos es enviado a París a hacer la venta de unas joyas que habían pertenecido a una antigua aristócrata rusa; ésta hace diversas gestiones para recuperarlas y envía a su amante para hacer esa gestión; el amante logra que los comisionados caigan en la tentación y placeres de la ciudad luz. Entonces deciden enviar a una comisionada más férrea. Esta es una buena comedia que sorprendió a muchos, ya que la imagen de vampiresa se relaja. La publicidad era “Garbo ríe”, en contraste a los innumerables papeles dramáticos que permanentemente realizó en su carrera cinematográfica.
Publicar un comentario