domingo, 4 de enero de 2009

DIVO AMERICANO




More stars than in the Heavens
100 years of Hollywood

A Orietta

En el mundo del cine, la aparición de un divo o diva obedece a una maquinaria bien estructurada que soporta su creación y su permanencia en el difícil círculo del estrellato; muchas veces estas creaciones han sido productos absurdos que salen rápido del mercado, permaneciendo en él hasta haber capitalizado toda la inversión hecha para mover la maquinaria entorno a una persona. Ejemplos hay varios, personas que fueron sometidas al Star System de una casa productora o un estudio, se volvían prácticamente esclavos de la misma, ya que obedecía a la exclusividad y tiranía del propietario o de la junta de dicha empresa.

Pero también hubo actores que supieron sacar provecho a las circunstancias y fueron creciendo más allá de la maquinaria que los creó. Estos actores y actrices fueron moldeando con su carácter un estilo, una moda y hasta una forma de ver las cosas y la vida desde la perspectiva de cada uno de ellos. Su forma de vestir, caminar, gestos e incluso tics eran aprendidos, copiados, replicados por miles de mortales que sufrían de amor y de ansias viendo a sus dioses en la pantalla. La mujer del cine norteamericano fue libre, franca, decidida; hasta en algunos casos disparatada. La abundancia de la sociedad de consumo se veía en su moda, en su caminar, en su forma de acercarse al varón.

¿Y el mundo masculino del cine hollywoodense? Los prototipos de machos creados en el cine norteamericano son muy variados y no corresponden al ideal de belleza angelical que muchas veces pensamos que está ligada la misma. Más pareciera que nos acercamos al ideal estético de los malditos, en los que el horror y la fealdad tenían un mismo rango que la belleza pura. Los varones que fueron apareciendo en la pantalla cinematográfica en los Estados Unidos, desde el mudo, tenían algo de “oso”. Desde Rodolfo Valentino que rompió el corazón a muchas mujeres y homosexuales hasta los últimos prototipos andróginos de los recientes años, mucha gente ha pasado por la pasarela del éxito y pocos han quedado en la retina, en la memoria colectiva del gran actor: no sólo belleza, sino talento son las dos condiciones que han permitido que varios de ellos sean parte del patrimonio visual de la humanidad, iconos de un siglo que se fue y que son pauta obligatoria para todo aquel que quiera ingresar a este mundo. Son pues un sello de calidad que el tiempo se encarga de constatar.

Quiero alcanzarles este breve grupo de películas que nos dan una mirada sucinta de estos galanes quienes supieron mantener en vilo al mundo femenino y contener una envidia sana y secreta de los varones quienes vieron en ellos a sus rivales o ídolos secretos. Hubiéramos querido hablar más de toda esa gran gama de estrellas masculinas que hubo paseando por los estudios de Hollywood como Burt Lancaster, Gary Cooper, Johny Weissmuller, John Barrymore, Clark Gable; Rock Hudson o los nuevos divos de otras razas como Harry Belafonte, Sidney Poiter o Denzel Washington; pero creemos que tendremos un buen espectro de lo que es el sex simbol del cine yanqui del siglo pasado.

MARLON BRANDON UN TRANVÍA LLAMADO DESEO (A STREETCAR NAMED DESIRED) ELIA KAZAN 1951 Esta es una de las películas que escapó a la censura, ya que tiene una alta carga de erotismo, como se podría lograr en una ciudad tan cálida como Nueva Orleans y con personajes tan sensuales como Marlon Brandon y Vivien Leigh. Basada en la obra del escritor Tennessee Williams, es una historia de deseos, frustraciones y postergaciones. La figura de Brando se erige como el bruto y sensual Kowalski en una extraña relación con su cuñada trastornada y una esposa que lo desea fervientemente. Un clásico.

GREGORY PECK LA PRINCESA Y EL PLEBEYO (ROMAN HOLLIDAYS) WILLIAM WYLER 1953 El sueño de un hombre de la calle encontrarse con una bella mujer y además princesa. Esta suerte de cuento de hadas reunió a dos de los actores más famosos de la época: Audrey Hepburn, esta bella actriz belga con porte de princesa, y Gregory Peck, quien encarna a un periodista norteamericano de medio pelo destacado en Roma como corresponsal extranjero. Su trabajo es irregular y al punto de perder su trabajo, un incidente lo vuelve a la vida; la princesa se ha aburrido de la vida de corte y quiere ver la calle, la mejor idea es fugarse por las calles de Roma, la ciudad eterna. Pero el sueño dura poco. Una comedia con final triste.

PAUL NEWMAN – ROBERT REDFORD EL GOLPE (THE STING) GEORGE ROY HILL 1973 Una película hecha para esta pareja de pendencieros atractivos ya maduros de los años 70. La película es muy ingeniosa y nos muestra a este par de timadores que se unen para vengar el asesinato de un buen amigo de ambos por parte de un capo de la mafia en el Chicago de los años 30. El plan urdido es genial y no está exento de diversos peligros que acechan a ambos truhanes.

REX HARRISON EL FANTASMA Y LA SRA. MUIR (THE GHOST AND MRS. MUIR) JOSEPH MANKIEWICZ 1947 esta es una historia romántica de dos almas enamoradas que trascienden la vida. El alma de un capitán marinero es el huésped de una casa que es arrendada por una viuda. La casa era difícil de ser alquilada por la fama que tenía. La Sra. Muir (GENE TIERNEY) decide encararlo y surge una extraña amistad entre ambos. Con el fin de ayudarla, este le cuenta su biografía para poder venderla y obtener fondos, y se van enamorando; pronto aparece un rival en escena.

JOHN WAYNE EL HOMBRE QUIETO (THE QUIET MAN) JOHN FORD 1952 Esta es una entrañable película sobre la madurez de un ídolo, al cual muchas veces se le niega la tranquilidad y la serenidad de los buenos años maduros. Sean es un ex boxeador que decide regresar a su patria, Irlanda, allí es enamora de una sencilla chica (MAUREEN O´HARA) Nuestro amigo quiere aclarar muchas cosas del pasado y esta es su oportunidad. Wayne siempre se lo ha identificado con el western, género en el que trabajó para directores como Hawks y Ford. Precisamente es con este gran director que realiza este bello drama de madurez.

ROBERT MITCHUM LA NOCHE DEL CAZADOR (THE NIGHT OF THE HUNTER) CHARLES LAUGHTON 1955 Esta película es impresionante, una drama “negro·” que moviliza pasiones secretas de sexualidad y religiosidad como lo puede hacer un actor como Mitchum, quien encarna el papel de un predicador manipulador, atractivo y cegado por la palabra de la prédica. El papel realizado en este film es impresionante y es raro que no se le haya reconocido como el mejor de su carrera. Además es la única película que el famoso actor inglés, Laughton, filmó en toda su vida. Imprescindible.

CARY GRANT LA FIERA DE MI NIÑA (BRINGING UP, BABY) HOWARD HAWKS 1938 Una estupenda dupla para una muy buena comedia. Ella (KATHERINE HEPBURN) es la hija de un ricachón, obstinada y caprichosa que obtiene lo que quiere a como dé lugar. Él es un científico, paleontólogo, a la búsqueda de fósiles de animales extintos. Se suceden escenas francamente hilarantes, rápidas y recurrentes, hasta con un leopardo incluido. Está considerada entre las mejores comedias de todos los tiempos.

HENRY FONDA TYRONE POWER TIERRA DE AUDACES (JESSE JAMES) HENRY KING 1939 la reconstrucción de ciertos periodos de la historia norteamericana no ha estado exenta de romanticismo en la identificación de algunos personajes, cuyas vidas se pierden en el tiempo; al igual que el bandolero Pardo en la costa peruana, hubo algunos delincuentes que asumieron una suerte de misión social con su entorno, reacción ante la injusticia reinante (como el caso de Bonny y Clyde, por ejemplo). El crecimiento del ferrocarril hacia el estado de Missouri provoca una fuerte confiscación de tierras, hay una intensa compra de terrenos por parte del estado, muchas veces presionando a los campesinos a vender sus tierras por nada. Así, por estas situaciones, surgen dos hermanos que han de convertirse en la pesadilla de banqueros y trenes, los hermanos James.

JAMES DEAN REBELDE SIN CAUSA (A REBEL WITHOUT A CAUSE) NICHOLAS RAY 1955 El icono de la rebeldía de una juventud que se prepara para los años 60 es sin duda JAMES DEAN, el joven actor, rebelde, displicente, atractivo que ha de morir joven estrellando su auto de carreras contra un árbol cuando sólo tenía encima 4 filmes realizados. Y es con este film que inicia su corto estrellato, film que desnuda la realidad de muchos jóvenes que no expresaban su realidad con el fin de mantener el estatus logrado. Los hogares de clase media tienen muchos chicos y chicas que tienen problemas, pero que no tienen el espacio para hablar. Toda una realidad sintetizada en la película. Con NATALIE WOOD y SAL MINEO.

HUMPHEY BOGART CASABLANCA MICHAEL CURTIZ 1943 ¿Qué podemos decir de una las películas más recordada y soñada por hombres y mujeres; Bogart hace el papel de un propietario norteamericano en un cabaret en la Marruecos ocupada. El tráfico humano es intenso y llega a sus salones un amor que había tenido en París antes de caer en manos de los nazis. El reencuentro es doloroso, pero ha quedado eternizado como uno de los triángulos amorosos más espectaculares de todos los tiempos. Un verdadero clásico.
Publicar un comentario