domingo, 4 de enero de 2009

GÉNEROS EN EL CINE, ALGUNAS MUESTRAS




Desde sus modestos orígenes hasta sus actuales pretensiones de respeto y autonomía,
el cine se ha debilitado constantemente entre el ser y el parecer.
HACIA EL ORIGEN DE LAS RECETAS, RAÚL ZEVALLOS



Uno de los parámetros más complicados en el cine es el del género entendido como el conjunto de rasgos comunes que permiten un cierto criterio clasificatorio en el séptimo arte. Este criterio es empleado como un método de estudio, así como en la realización de una película en sí, así también como coercitivos criterios económicos en la adecuación de la oferta y la demanda en la distribución de un producto fílmico. En un breve ensayo de Oscar Traversa (“Por qué discutir la cuestión de los géneros”), docente de la Universidad de Buenos Aires, plantea la necesidad de usar dicho criterio de carácter literario para tener una suerte de estrategia con el fin de centralizar el objeto de estudio. La cuestión del Género Literario ha sido estudiada por el lingüista ruso Todorov, así como la visión particular al respecto de los filólogos René Wellek y Austin Warren en su excelente investigación llevada a un libro, TEORÍA LITERARIA. De este último podemos extraer lo siguiente para comodidad del tema que se va a tratar y que es motivo de esta reflexión sobre el cine. Ellos dicen “La teoría de los géneros literarios es un principio de orden: no clasifica la literatura y la historia literaria por el tiempo o el lugar (...), sino por tipos de organización o estructura específicamente literarias. Todo estudio crítico y valorativo (……) implica de algún modo la referencia a tales estructuras”. La reflexión hecha por Traversa al respecto es interesante, ya que en cierta manera es un criterio insuficiente pero necesario para tener un punto de referencia. El concepto de género parte de la obra en sí, sobre la imagen que se tiene de ella y un cierro número de rasgos y las relaciones que se establecen entre ellos (los rasgos). Pero puede ser peligroso que estas referencias se conviertan en parámetros definitivos y filtros estrictos por el que debe pasar cualquier obra de arte. El espíritu académico puede ser una suerte de arma contra la creación artística. Así lo plantea también Rony Chávez en Butaca Sanmarquina, en una discusión permanente sobre este tema. Como plantea Traversa, la aplicación de los géneros obedece a criterios de estudio e incluso a una perspectiva didáctica como cita a dos autores de crítica cinematográfica. El fin es acercar el cine a un estudio por parte de investigadores, así como el grueso público. Pero, reiterando, el problema es evitar que este concepto académico no se convierta en un corsé que termine constriñendo al director, simplificando la lectura de un film al público y parametrando la creatividad en las artes a moldes rigurosos, nada permeables.

Este es el dilema que muchas veces enfrenta un directo o una obra cinematográfica. Por el criterio comercial, muchas veces el director obedece a una orden estrictamente económica y crea productos en serie para un mercado objetivizando su persona a una idea que no muchas veces él mismo comparte (parafraseando a Balmes Lozano). De eso se encarga la maquinaria para “hacer un director” que se adecue a ciertos productos de consumo. Sucede con actores, guionistas, en fin todos los que trabajan en el mundo del cine. Muchas veces, como todo gran artista, la obra de un cineasta es incomprendida por no encajar en el mercado del momento. El criterio de “género” puede convertirse así en una discreta arma para demoler una obra interesante o brillante. Así tenemos muchos directores y filmes que son incómodos de clasificar genéricamente. En la hermenéutica de cada uno de ellos, tienen vida propia y no necesitan de los mecanismos explicados para ser validados por ellos mismos. No son necesarios para su legitimización.

En este grupo de filmes que presento tenemos películas que en cierta manera se desajustan a los criterios de los géneros tradicionales (bélico, biográfico, ciencia ficción, comedia, policial, péplum, erótico, musical, fantástico, western o suspenso, fuera de otros menores), pero que poseen una personalidad múltiple que les permite asumir criterios varios para su estudio o interpretación.


CHINATOWN (BARRIO CHINO) ROMAN POLANSKY 1974. Este es un film genial, como en los tiempos del cinema noir, magistralmente dirigido por Polansky quien le dio forma a este intrincado libreto, oscuro por lo incestuoso y los tenebrosos manejos del poder económico y político. Jake (Jack Nicholson) hace el papel de detective, el cual se ve involucrado cada vez en un extraño crimen y va descubriendo los agobiantes tentáculos de una poderosa familia de Los Ángeles de los años 30. En el rompecabezas va descubriendo ciertas verdades basadas en lo inescrupuloso del ambicioso padre (John Huston) con su hija (Faye Dunaway)

BEETLEJUICE TIM BURTON 1988 ¿Cómo clasificar este film? ¿Fantástico? Es la interesante propuesta de un director sobre el tema de la muerte y su vinculación con el mundo de los vivos. Una pareja de almas recibe la “visita” de una familia disfuncional de la gran ciudad en su casa en el campo. Una serie de acciones se realizan con el fin de espantarlos sin lograr sus objetivos. Es una aguda comedia de humor negro sobre el interesante mundo de los “jóvenes de éxito”. Actúan Alec Baldwin, Geena Davis y Winone Ryder.

FURYO (EN NOMBRE DEL HONOR) NAGISA OSHIMA 1983 Un interesante trabajo de la naturaleza humana durante la segunda guerra mundial en un campamento de prisioneros manejado por los japoneses El capitán Yonoi trata de acercar el mundo cultural japonés al mundo de los prisioneros, sobre todo los ingleses; trata de infundirles el alto sentido del honor, pero son mundos culturales en eclosión en contexto de la guerra. De pronto llega un oficial que despierta emociones encontradas en Yonoi, un sentimiento que le ha de generar problemas con su tropa; así va descubriendo su homosexualidad y le trae problemas para controlar el campamento. Actúan David Bowie, Ryuchi Sakamoto, Tom Conti y Takeshi Kitano.

ETAT DE SIÈGE (ESTADO DE SITIO) COSTA-GAVRAS 1973 Cine político que reconstruye uno de los periodos más negros de la historia uruguaya y en general latinoamericana. Durante el gobierno de José María Bordaberry (dictadura civil de derecha), la CIA campeaba por las altas esferas del gobierno. Los Tupamaros, grupo guerrillero de entonces, decide raptar a un “asesor” de dicho gobierno, Dan Mitrione, quien había participado en todas las estrategias para desarticular a dicho movimiento. Los métodos del asesor no son nada santos y se procede a actuar. Con Yves Montand y Renato Salvatori.

THE FLY (LA MOSCA) DAVID CRONENBERG 1986 Este es un interesante remake de un film de los 50, con una interesante propuesta que liga a un mundo psicológico en el caso de la destrucción de una personalidad. Cerca al cine de ciencia ficción, nos muestra la transformación de un científico en una mosca. La diferencia con el anterior del año 1958 es que la transformación es paulatina y en ese proceso vemos cómo el hombre va perdiendo no sólo sus características físicas, sino su psique humana hasta perder todo vestigio humano. Con Jeff Goldblum y Geena Davis.

花-火 HANA-BI (FLORES DE FUEGO) TAKESHI KITANO 1997 Este excelente film encajaría en lo policial. Un ex detective tiene a su esposa con cáncer Terminal. Nishi, el ex detective, ha dejado la institución, ya que por un grave incidente su mejor amigo terminó en unas sillas de ruedas. La enfermedad de su esposa lo obliga a pedir dinero al YAKUZA, la mafia japonesa. Es una película que podría quedar como muy violenta, pero hay mucha poesía en escenas de contemplación y sutileza, en los minimalismos tan logrados en la cultura oriental. Con Takeshi Kitano, Ren Osugi y Kayoko Kishimoto

ZELIG WOODY ALLEN 1983 una divertida farsa que tiene como principal actor a nuestro entrañable director. Zelig es un actor con una neurosis increíble que le hace imitar a la persona con la que se encuentra y para eso emplea unos recursos visuales nunca mejor aprovechados para mostrar su capacidad camaleónica. Es tratado y curado paulatinamente por la doctora Fletcher, hasta lograr curarlo. Pero pronto surgen síntomas del rebrote. Con Woody Allen y Mia Farrow.

UNFORGIVEN (LOS IMPERDONABLES) CLINT EASTWOOD 1992 El resurgir del western, bajo la mirada de un hombre que encarnó papeles inolvidables como actor. Y su mirada es sombría, melancólica, triste del mito que se creó en las películas clásicas: el pistolero solitario, sin pasado, silencioso. Tanto como director como actor trata de desmitificar la saga creada desde los 50 en adelante. Es también una madura reflexión de lo que en sí fue la conquista del oeste y ese periodo mítico y romántico de la historia norteamericana. Trabajan Clint Eastwood, Morgan Freeman, Gene Hackman y Richard Harris.


TANGO CARLOS SAURA 1998 El cine musical siempre ha dado bellos frutos, la danza llevada al cine es atractiva y atrae a cientos para ver no sólo la danza en sí, sino la coreografía que se trabaja en un escenario propicio. Este film es una idea del director español Carlos Saura, quien cuenta la historia de un director de obras musicales quien está pasando un fuerte trance por el abandono de su esposa, quien es la principal actriz; una serie de sucesos lo van frustrando y se refugia en su obra, la cual quieren censurar. Actúan Ángel Solá, Cecilia Narova, Mía Maestro y Julio Bocca, un excelente bailarín quien hace poco dejó la danza. Un verdadero placer visual
Publicar un comentario