domingo, 18 de febrero de 2018

JÓVENES FURIBUNDOS (ARTÍCULO DE OPINIÓN DIARIO CORREO DOMINGO 17 DE FEBRERO) EX LA FLORESTA, MATANZA USA, PODER JUDICIAL Y SUS ERRORES


Tomemos algunos hechos al azar de la semana que pasó: el asesinato de 17 personas en Norteamérica por Nikolas Cruz, un joven de 19 años; la muerte de 5 jóvenes en el Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Trujillo (Ex Floresta); y la puesta en libertad de Adriano Pozo, autor de la agresión contra Arlette Contreras en julio del 2015. Obviamente, el nexo entre los tres casos es la violencia protagonizada por adolescentes y jóvenes, la cual puede ser ejercida por o contra ellos. Los casos son todos lamentables y origina una cantidad de preguntas, muchas reiterativas, de lo que nuestra sociedad está haciendo con el fin de prevenir hechos luctuosos o vejatorios, tan frecuentes en nuestros días. No nos estamos reponiendo, pero sí olvidando, de la violación y posterior asesinato de la niña Jimena por parte de César Alva Mendoza cuando estos nuevos casos nos perturban por nuestra incapacidad de adelantarnos a los hechos; o, de haber ocurrido, sancionarlos adecuada y ejemplarmente con el fin de crear una cultura del control personal y social para no trasgredir normas básicas de convivencia.
Aunque el caso de Nikolas Cruz no sucedió en nuestro país, muchas de las causas por las cuales se entiende esta masacre en un colegio de Florida en EE.UU. están latentes en todas las sociedades en las que la soledad juvenil y la construcción de arquetipos violentos alimentados por la frustración forjan a jóvenes kamikazes contra la sociedad y las personas que la integran; aunque distantes por las razones, el actuar de estos jóvenes termina por parecerse al de los fanáticos religiosos que detestan al otro, al diferente, al causante de su mal. Ahora, agreguemos, como en el caso de nuestras sociedades tercermundistas, la pobreza para ver cómo surgen uniones de adolescentes abandonados por sus familias, su sociedad, el mundo. Es el clan, la pandilla, la que asume el valor de pertenencia. Sus intereses y acciones difieren de las normas sociales regulares. El amotinamiento de la Ex Floresta (también Maranguita en Lima) no está del todo claras, se habla de maltratos físicos; pero las razones por las que están recluidos es por su trasgresión permanente.
La sociedad trata de hallar mecanismos para proteger a la persona en situaciones críticas en las que se pueden hallar desvalidas frente a la violencia policial (hay que leer el capítulo Las nuevas reglas del juego del libro El origen de la hidra de Charlie Becerra) y el poder judicial asume ese rol. Sin embargo, las decisiones que algunos jueces suelen tomar desarman las estrategias preventivas sociales como lo es la sanción frente a una grave falta: es una forma de aprendizaje. Si la violencia debe de ser sancionada, entonces ¿cómo quedamos frente a la cuestionada liberación de Adriano Pozo, quien infligió daños contra su pareja y fue difundido por redes abiertamente? El sentido de impunidad que se vive todos los días es alimentado por aquellos que dicen protegernos.

Publicar un comentario