jueves, 30 de octubre de 2008

WE ALL LOVE YOU, BOGIE


Los directivos de la Sociedad de Nueva York de Restaurantes
publicaron una nota diciendo que tanto Bogart como Errol Flynn
serían considerados como maleantes si volvían a acudir a sus locales
buscando pelea o emborrachándose
.
P. AGUSTÍ, HUMPHREY BOGART


Quién no ha visto CASABLANCA y no ha soñado con ese brumoso final de amor entre 3 personas, con el gesto de héroe oculto y bizarro que encarna Ricky. Ese hombre errante y luchador de causas perdidas para el resto de los mortales, menos para él que tocó la gloria en vida, se convirtió en el icono de cientos de hombres y en el amante secreto de millones de mujeres. Humphrey Deforest Bogart nace en Nueva York un 23 de enero de 1899 en el seno de una familia prominente. Su padre, un médico atractivo y simpático, tenía un porte atlético y además de una aguda reflexión sobre las relaciones sociales; esa agudeza va a ser su arma, acompañada de una filuda lengua para dar sus opiniones. Su madre fue una ilustradora que en algún momento retrató a Humphrey aún bebé y lo hizo famoso cuando ese retrato fue comprado por una compañía de comidas infantiles. Pese a tener conflictos con la autoridad, se enroló en 1918 en la marina. Su participación en la Primera Guerra Mundial como timonel le valió una cicatriz, la que en el futuro ha de convertirse en su marca personal (aunque algunos dicen que la obtuvo en una pelea de cantina, vaya uno a saber). Tras su experiencia bélica, se interesa por el teatro a los 20 años, tanto como promotor y luego actor. En los años 30 se enrumba a Hollywood, pagando derecho de piso en diversas películas de categoría B en papeles de gánster o de un delincuente común. Esta fama se la gana gracias a su parecido físico con un gran gánster de los años 20: DILLINGER En 1936 obtiene, por fin, su primer papel significativo como un delincuente fugado en EL BOSQUE PETRIFICADO. Pero su gran oportunidad como actor y su gran rol como estrella del cine norteamericano va a ser en EL HALCÓN MALTÉS como el inspector SAM SPADER. Su camino hacia el firmamento hollywoodense es incontenible, además abre la veta del famoso cinema noir, tan típico en los años de la Segunda Guerra Mundial. Es entonces que encuentra su alter ego, el héroe solitario, luchador, con aspecto marginal, escéptico e individualista. Además conoce a la mujer que lo ha de acompañar no solo en sus mejores películas como TO HAVE AND HAVE NOT o THE BIG SLEEP, sino la que ha de ser su pareja definitiva (tuvo dos matrimonios previos) hasta su muerte en 1957: LAUREN BACALL. Se aficionó al alcohol, era un bebedor intenso y en la reciente película CAPOTE, hay una deliciosa recreación por parte del ficticio TRUMAN CAPOTE, quien narra las soberanas borracheras que sostuvieron JOHN HUSTON y nuestro actor; con HUSTON iniciaron no solo una buena relación laboral, sino una profunda amistad, que los llevó a trabajar muchas veces juntos en varios proyectos, algunos de ellos descabellados. Esa positiva amistad les permitió hacer grandes filmes, algunos de ellos verdaderos clásicos del cine mundial: ahí están, fuera de EL HALCÓN MALTÉS; ACROSS THE PACIFIC, EL TESORO DE LA SIERRA MADRE y, sobre todo, LA REINA AFRICANA, que le permitió ganar un Oscar a nuestro actor. Luchó tanto en la pantalla como fuera de ella por sus ideas y sus ideales; apoyó a un gran número de actores y gente ligada al cine en su lucha contra McCarthy y su absurda caza de brujas que diezmó a la intelectualidad norteamericana. Muere de cáncer al esófago un 14 de enero de 1957, un poco antes de cumplir 58 años. Lo acompañaron a su destino final sus grandes amigos JOHN HUSTON, KATHERINE HEPBURN, SPENCER TRACY, entre otros muchos y, por supuesto, su viuda LAUREN quien es la única que en la actualidad le sobrevive.

Debemos cerrar esta pequeña introducción con las frases que dijo Huston delante del lecho de muerte de su amigo: “Él es irremplazable. Nunca habrá alguien como él” Tras 49 años después de su muerte, esas palabras siguen siendo verdaderas.

Algunas clásicas de nuestro gran actor:


THE PETRIFIED FOREST (EL BOSQUE PETRIFICADO) ARCHIE MAYO 1936 Con este film Bogie inicia su carrera a la fama y comparte roles con actores como Bette Davis y Leslie Howard. En el fondo la historia es una metáfora para mostrar la eterna lucha entre la intelectualidad y la fuerza bruta en un lugar desolado, desértico. Howard tiene para sí un papel indicado y ya lo había representado en las tablas teatrales en Broadway; gracias a la insistencia de Howard es que se convoca a Bogart para el film (se había pensado en Edward Robinson). Bogart tuvo así su gran oportunidad, además la posibilidad de representar a un gánster inspirado en Dillinger, de quien había estudiado su comportamiento y explotando su gran parecido físico con aquel famoso delincuente. En gratitud, Bogart puso por nombre Leslie a uno de sus hijos.


THE ROARING TWENTIES (LOS VIOLENTOS AÑOS 20) RAOUL WALSH 1939 En esta película comparte roles principales con James Cagney, con quien ya había trabajado en ANGELS WITH DIRTY FACES. Es una típica película de gánster con un marcado fondo moralista, muy típico de aquellos filmes de esa época, que venían de una fuerte resaca de la ley seca y el inframundo delincuencial creado por la famosa prohibición del alcohol, que creó toda una nueva ética en la sociedad norteamericana.


HIGH SIERRA (EL ÚLTIMO REFUGIO) RAOUL WALSH 1941 Una interesante película que marca el fin de un ciclo de filmes gansteriles con un Bogart en un rol de delincuente canoso, alicaído, a quien la vida se le está yendo rápidamente. Es por eso que decide dar un gran golpe y su une a una banda bastante irregular con la cual ha de tener varios problemas. La película permitió en su rodaje una serie de representaciones memorables, algunas de ellas provocada intencionalmente por el director, Walsh, quien expuso a Bogart en situaciones extremas con el fin de lograr de él sus verdaderas y explosivas reacciones. Notable.


CASABLANCA MICHAEL CURTIZ 1942 es una de las películas más accidentadas de la historia del cine, con sólo decir que minutos antes de empezar la filmación de una escena, los actores no tenían idea de los parlamentos que les tocaba. Pero todo elemento en esta película se ha vuelto en cierta manera objeto de culto: la música As Time goes by, muchas frases dichas por Rick (Humphrey Bogart) o Ilse (Ingrid Bergman) han pasado a ser incluso títulos de películas (como el caso de Play it again, Sam de Woody Allen) Quizá la película hubiera pasado por ser una más de las de guerra con un tema melodramático con un final excesivamente edulcorado; pero es precisamente sus personajes los que hacen notable el filme. Tiene un antihéroe en Bogart. Esto le permitirá abordar otros personajes de los filmes noirs que comenzarán a aparecer en esa época. En un inicio fue todo un cambalache saber quiénes iban a ser los personajes principales, incluso se había pensado en el inefable Ronald Reagan, y hubo un primer director, quien prácticamente dejó todo hecho a Curtiz: Howard Hanks.


THE BIG SLEEP (EL SUEÑO ETERNO) HOWARD HAWKS 1946 Tras su actuación en EL HALCÓN MALTÉS, Bogart inicia un ciclo de nuevos personajes que le van a crear todo ese halo de misterio que lo ha de acompañar hasta su muerte. Es una obra del gran Raymond Chandler y con un guión adaptado de William Faulkner; Bogart encarna a Marlowe, el detective de Chandler, en una historia bastante bizarra y que algunos pasajes quedan a la suposición. Hay mucho inframundo, con muestras de pornografía y ninfomanía, rodeadas de un lenguaje duro y con muchos juegos de palabras. Lo acompaña LAUREN BACALL, entre otros.


DARK PASSAGE (LA SENDA TENEBROSA) DELMER DAVES 1947 También con LAUREN BACALL, es una extraña historia de un escapado de prisión, quien se somete a una operación al rostro para asumir una nueva identidad. Ella juega un rol vital para permitirle poder sobrevivir al permanente asedio policial y sobre todo de AGNES MOOREHEAD, en un rol de antipática villana (ella es la famosa ENDORA, la madre en la serie televisiva HECHIZADA, tan famosa en los 60).



THE AFRICAN QUEEN (LA REINA AFRICANA) JOHN HUSTON 1951 film de este afamado director tiene como preámbulo una acción de censura contra una de sus películas, La Roja Insignia del Valor, filme que denuncia las absurdas situaciones del valor y la franca reacción de la cobardía frente a la guerra. Huston se aleja de Norteamérica y recala en África, donde dirigirá esta obra maestra. Dos personajes antagónicos, una misionera (Katherine Hepburn) y un aventurero borrachín (Humphrey Bogart) llevan a cabo la más absurda misión durante la lucha entre las potencias en las colonias africanas: el hundimiento de un barco de guerra. La historia es bastante ágil, divertida y tiene en esta pareja la cumbre de la actuación de aventura y amor; y además con un triunfo irrisorio que trae más la risa que el coraje de haber triunfado. Parece ser la conversión de esta aburrida novela de C. E. Forrester, se logra por la feliz consecución del talento de los actores y por el quizá espíritu festivo de Huston. La película no deja de tener un sentido de sorna que hace pensar que nuestro director se la pasó riendo a lo largo de la filmación. La escena del izamiento del pabellón británico o el hundimiento de su objetivo son francamente una burla solapada a los hechos de los hombres. Es todo un clásico.
Publicar un comentario