domingo, 4 de junio de 2017

TRUMP, QUEBRADAS: RECONSTRUCCIÓN (ARTÍCULO DIARIO CORREO DE TRUJILLO DOMINGO 04 DE JUNIO)

En una reciente visita a tres quebradas que fueron el centro de la situación desastrosa que vivimos en el mes de marzo, se constató el largo camino que le queda a nuestra ciudad para una reconstrucción cabal y coherente con el fin de atenuar cualquier nuevo desastre con el que la naturaleza nos pueda sorprender en el futuro. Se vio la penosa realidad que experimentaron y viven muchas familias de los lugares afectados, y los riesgos naturales y humanos a los que se hallan expuestos. Es tal vez los riesgos humanos los más graves con los que, de ahora en adelante, tendrán que confrontar.
Por otro lado, una alarmante noticia llegó por todos los medios: la decisión del presidente norteamericano, Donald Trump, de retirar a su país del Acuerdo de París. Este Acuerdo tiene por finalidad controlar las emisiones de CO2 en el mundo, sobre todo de los países industrializados, pues cada vez es más evidente, como efecto mariposa, que la fuerte emisión de gases en el ambiente tiene una serie de repercusiones nada positivas al planeta en general. El calentamiento global es una realidad que cada vez más golpea diversos lugares del planeta y esta situación ha determinado que se vaya creando un nuevo mapa de riesgo identificando grandes zonas geográficas en diversos continentes que sufren estragos a causa del cambio climático (http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/naturaleza/2010/10/28/196784.php). Este mapa ubica al Perú entre los países en los que dichos cambios ambientales tendrán fuertes impactos que afectarán la infraestructura, la economía y hasta la vida de sus habitantes. Tal es la difusión y llamado a la conciencia por esta situación que hasta las hermanas petroleras han apoyado discretamente el Acuerdo de París y, para sus intereses, han estado promoviendo la investigación en energías limpias. La decisión del Presidente norteamericano, de manera bravucona, ha mandado al trasto años de un trabajo sostenido y tenaz sobre la emisión de gases, no exento de bemoles y errores, pero que iba por un buen camino. 

La situación mundial, ante lo sucedido, se ha vuelto adversa para nuestra realidad. El calentamiento global, de manera directa o indirecta, ha permitido que hayan discurrido agua y lodo atravesando a nuestra ciudad siete veces. La ignorancia, la corrupción, la dejadez y, ahora, decisiones políticas antojadizas agravan esa triste realidad y además atentan contra una reconstrucción que ayude a los habitantes de nuestra ciudad a atenuar las consecuencias graves contra su patrimonio, su calidad de vida o su vida misma.
Esperamos que haya un giro político, que apoye a la Academia, a trabajar en una cultura preventiva que se necesita urgentemente. 
Publicar un comentario