domingo, 13 de agosto de 2017

ALTIBAJOS SOCIOCULTURALES (ARTÍCULO DE OPINIÓN DIARIO CORREO TRUJILLO 13 DE AGOSTO)

Trujillo, en lo que va de la semana, ha sido testigo de una serie de acontecimientos sociales y culturales destacables y, también a la larga, preocupantes. Sus ciudadanos han presenciado varias inauguraciones y actividades artísticas, las que le han permitido sacar lustre a la llamada Capital de la Cultura. La inauguración del auditorio de la Universidad Privada Antenor Orrego es un buen precedente para la cultura trujillana y norteña, pues abre una gama de posibilidades para presentar buenos y grandes espectáculos a una ciudad que ya casi cuenta con un millón de habitantes. Usual es saber que buenos espectáculos que llegan a Lima, incluso Arequipa, obvian nuestra ciudad, puesto que no se hallaba un escenario apropiado para acoger un espectáculo de calidad y nivel, ni atraer a un gran público, no solo trujillano, sino del Norte peruano. Nuestro ya pequeño Teatro Municipal, una vez restaurado adecuadamente, debe de volver a ofrecer buenas temporadas de teatro. La inauguración de varias exposiciones artísticas en diversas galerías de la ciudad (la Clínica Zegarra tiene una flamante en su cuarto piso) han movido el ambiente cultural citadino. Además la proyección de un buen número de películas peruanas (documentales y largometrajes de ficción) de manera descentralizada del evento organizado por la PUCP en Lima ha permitido que un buen número de ciudadanos hayan visto filmes que usualmente no vendrían a las carteleras del cine comercial. Culturalmente, Trujillo ha sido un boom.
Sin embargo, el trabajo conjunto de hacer de Trujillo una ciudad de la cultura no es una acción aislada de un puñado de personas que cometen la locura de sacar estos proyectos adelante. Los trujillanos son testigos de grandes proyectos que se llevaron a cabo en nuestra ciudad: bienales de arte, salones de primavera, festivales internacionales de ballet, extintos en el tiempo por falta de sostenibilidad, palabra clave. ¿En qué radica esta sostenibilidad? En la articulación de los diversos eventos entre ellos y con otras ramas importante de la sociedad; por ejemplo, educación y turismo. Poner en valor la frase Capital de la Cultura para ser ofertada como tal no es esperar que los gestores culturales sufran la gota gorda para hallar auspicios a eventos que luego traen réditos económicos a la ciudad. Tenemos que cambiar muchas percepciones sobre el arte y la cultura. Por el lado de la educación, sí es un punto álgido. Ideal es articular con el mundo educativo para que el arte sea apreciado por miles de estudiantes de nuestra ciudad. Pero implica también crear espacios de interacción con los docentes que necesitan ser acompañados en estas actividades. Lastimosamente la docencia sufre una fuerte crisis, en la que la reciente huelga es una evidencia de ello. El docente puede ser un buen aliado en este boom, siempre que se lo trate con dignidad y respeto. Con una buena propuesta escolar de Arte, las posibilidades se multiplican.
Publicar un comentario