domingo, 2 de octubre de 2016

PAZ A LA COLOMBIANA (ARTÍCULO DE OPINIÓN DIARIO CORREO DOMINGO 02 DE OCTUBRE)

Hoy, 02 de octubre, millones de colombianos pueden dar un paso transcendental en su historia: aceptar las condiciones de un cese al fuego definitivo entre el Gobierno colombiano y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) iniciado este 26 de agosto al cesar las hostilidades de manera unilateral; y de manera global a partir del 29 del mismo mes. Aunque hay fuerte oposición, de ser aceptado, vía plebiscito, Colombia entraría en un proceso de paz bastante interesante y no carente de riesgos, ya que el movimiento guerrillero más antiguo de América entrará en los procesos civiles y democráticos de esa nación con ciertas y estrictas condiciones para su reincorporación.
Las diversas etapas históricas de la violencia sistemática de Colombia surgen desde los años 30 del siglo pasado. Es el 09 de abril de 1948 con el asesinato del líder Jorge Eliécer Gaytán que la situación recrudece los fuertes enfrentamientos entre los dos partidos principales: liberales y conservadores. El famoso Bogotazo inicia prácticamente una guerra civil que termina en 1957 con el acuerdo llamado Frente Nacional formando una coalición bipartidista para ocupar el sillón presidencial. Hubo una cierta estabilidad política, pero negar el acceso a las elecciones presidenciales a otros partidos y la acentuación de las brechas económicas serán el caldo de cultivo de diversos movimientos guerrilleros como ELN, EPL, M-19 y sobre todo las FARC durante los 60. Surgen movimientos conservadores que darán origen a los paramilitares. En los 70 entra un nuevo componente y del cual hay mucho de qué hablar: el narcotráfico. Como sucedió en el Perú, los movimientos sediciosos hallan su financiamiento en crímenes focalizados como el secuestro y posteriormente una lucha frontal con los narcotraficantes de las regiones amazónicas de nuestros países. Con el tiempo terminan por hacer arreglos y mantienen una buena convivencia postergando sus verdaderos ideales (tanto en Perú como Colombia la historia es similar).
Colombia ha realizado diversos procesos de paz como lo hizo el presidente Barco y el M-19; o las negociaciones bastante turbias hechas por Álvaro Uribe con los paramilitares (AUC).  Pero el contexto colombiano se volvió tan insostenible que en 1997 se ideó un plan norteamericano para invadir este país. Los EE.UU. esperaban el apoyo de las FFAA de Perú, Ecuador y Brasil. Interesante saber que esta tentativa fue dada a conocer por Vladimiro Montesinos a Genaro Delgado Parker en 1999.

De ganar el sí, hay puntos interesantes en sus casi 200 páginas que nos conciernen, todos vinculados al narcotráfico. Uno de ellos: el Gobierno de Colombia se compromete a apoyar a sus campesinos desplazados que retornen en reemplazar el cultivo de coca. ¿Adónde irán todos los narcotraficantes? Basta leer al periodista Jorge Colombo para entender ese raro futuro que nos puede esperar a todos los peruanos. (http://blogs.elespectador.com/ladrograycolombia/2011/01/17/historia-de-violencia/)
Publicar un comentario