domingo, 1 de enero de 2017

SALDOS DEL 2016 (ARTÍCULO DE OPINIÓN DIARIO CORREO 01 DE ENERO 2017)

Se fue el 2016. Un año movido, con muchos hechos que han generado interrogantes por aclararse a lo largo del 2017 en adelante. Nuestras elecciones generales, cuyas secuelas aún no acaban, hasta las elecciones en diversas partes del mundo, como las estadounidenses, tienen y tendrán repercusiones en un mundo cada vez más globalizado e interdependiente. Ha sido el nocturno escenario para varios viejos y nuevos saurios de la política nacional. El bisoño César Acuña pagó cara su osadía presidencial  y fue descalificado por el JNE para participar en la contienda por donaciones no permitidas; irónicamente, la candidata de FP usó esas mismas artimañas, pero prefirieron sacrificar a su candidato a la vicepresidencia, Vladimir Huaroc. A Acuña no se lo sancionó por el escándalo del plagio o copia (como lo denomina él); pero, su acción dejó mal parado al mundo universitario nacional y  de España. Otro bisoño, Julio Guzmán, también fue desembarcado; sin embargo quedó catapultado para futuras contiendas. De los viejos saurios, Lourdes Flores Nano apostó aliarse al líder AGP, su antiguo rival. Lo único positivo de esta errática decisión es haber permitido a su partido, junto al APRA, pasar la valla electoral para no declararlo extinto, como también le pudo pasar al partido de la estrella. Es el fin de Lourdes Flores Nano para estas lides. Otros saurios, AGP y KFF, sí recibieron un fuerte revés; en el primer caso, AGP no solo puso en riesgo la existencia de su partido, sino que se expuso a la vergüenza pública en el debate presidencial. La noche se incrementa con el escándalo Odebrecht. Por su parte, Keiko quedó con los crespos hechos pues tenía la Presidencia ganada. Ni los Panamá Papers la afectaron (tampoco a PPK), pero los escándalos de Joaquín Ramírez (caso que ha quedado congelado) y la información manipulada torpemente por José Chlimper y otros le pasaron una pesada factura. Queda en la suposición saber qué hubiera pasado si la DEA hubiera soltado la bomba antes de la primera vuelta. Quizá el panorama político (por ejemplo, el Congreso) hubiera sido otro.
En el plano internacional, aunque en el Oriente se abre una luz de esperanza sobre Siria, el nuevo Presidente de los EE.UU. es aún toda una incógnita sobre lo que hará. Su discurso fue muy agresivo y caló en muchos estratos sociales, tanto dentro como fuera de su país. Un discurso aislacionista, racista y clasista han alertado a la sociedad mundial por la validación de su pueblo. De ejecutar todas sus promesas, el panorama mundial se verá fuertemente alterado y nuestro país no escapa a sus posibles consecuencias. De endurecer sus teorías migratorias, pronto veremos a muchos connacionales desterrados, remesas recortadas y todo otro tipo de actividad (visas, intercambios, convenios) afectado. Las futuras elecciones europeas, como la francesa, pueden verse influidas por este tipo de gobiernos de un capitalismo chauvinista, primitivo y bravucón. Esperemos que la opinión pública juegue roles decisivos para evitar más estas situaciones, como pasó en Austria que evito que ganase un partido de extrema derecha con rasgos neonazis.


Publicar un comentario