domingo, 9 de julio de 2017

JUEGO DE TRONOS (ARTÍCULO DE OPINIÓN DIARIO CORREO DOMINGO 09 DE JULIO) LA DISPUTA DE LOS FUJIMORI

El ambiente político está bastante agitado y, desde el punto de vista de la intriga, está en uno de los puntos álgidos más interesantes de los últimos años. Es un momento importante que en cierta manera va a decidir el futuro de un partido bastante heterogéneo que ha logrado la mayoría congresal y una perspectiva de la capacidad de maniobra del gobierno presidido por PPK.
La sorda disputa entre los hermanos Fujimori ha querido atenuarse con una serie de declaraciones y justificaciones que revelan una tensión por el liderazgo de este partido que sacrificó ciertas vacas sagradas cuestionables por otras de tendencia más habituada a la confrontación como forma de negociación. Y la falta de muñeca, quiérase o no, le ha pasado la factura a Keiko Fujimori. En realidad, tomando las cosas de manera objetiva, ella ha sido derrotada dos veces. Ha sido una perdedora, cuyas dos oportunidades de obtener el sillón presidencial han sido breves quimeras que los elevó a la ilusión del poder para perderlo por una serie de errores tácticos torpes, errores que hundieron a sus huestes, sobre todo en esta segunda oportunidad, en una actitud reactiva negacionista de un hecho consumado. Los eufemismos empleados por su hermano Kenji sobre esta realidad buscan en el fondo no causar más estragos en un partido que tiene una pléyade de congresistas que son la comidilla de los medios de comunicación y que tienen intereses tan disímiles que una disputa fraternal sería el inicio del fin de un partido carente de ideología y centrado en un culto al líder.

La situación podría generar un respiro al gobierno de PPK quien ha visto a varios de sus ministros vapuleados por la jauría que conforma los congresistas de FP. Cuando se publique este artículo, quizá ya el candidato para Contralor propuesto por FP haya ganado. Sin embargo, la arrogante actitud mostrada por ellos parte de su supuesta posición monolítica en el Congreso. La actitud disonante de Kenji puede ser una puerta abierta para que PPK halle puntos negociables en nuevos espacios recién abiertos. Ambos discuten la liberación (sí, liberación) de su prisionero padre; uno más interesado que el otro, en el fondo. El líder suelto puede ser la virtual extinción de la actual lideresa, quien ya ha fracasado dos  veces y eso sí se toma en cuenta para planes futuros. Algunos politólogos predicen que Keiko no aguantaría una tercera intentona y sería el fin de todo el partido que se atomizaría por regiones. Entonces, de ser así la situación actual de la excandidata presidencial que va camino a imitar a la otrora eterna lideresa a la Presidencia y al Sillón Municipal limeño ¿qué se le viene ahora?
Publicar un comentario