domingo, 21 de mayo de 2017

A RÍO REVUELTO (ARTÍCULO DE OPINIÓN DIARIO CORREO DOMINGO 21 A PROPÓSITO DEL FANTASMA ODEBRECHT)

Hemos pasado una semana bastante movida. El fantasma Odebrecht ha vuelto a remover los cotilleos políticos tanto de palacio como de las principales tiendas políticas. Todo apunta a que la práctica empleada con la ex pareja presidencial Ollanta Humala/ Nadine Heredia era muy frecuente no solo por estos lares, sino en toda América Latina. La reciente noticia sobre el aporte de una fuerte suma de dinero a la campaña presidencial del actual presidente argentino, Mauricio Macri, ensombrece el panorama de todas las campañas electorales presidenciales en las últimas décadas allí donde la empresa ha puesto sus tentáculos.
Las recientes declaraciones directas (dos ex candidatas) o indirectas (a través de testaferros en el caso AGP) han influido en los medios para transformar un acto de corrupción hecho por el expresidente Humala y Nadine en una acción “legítima” hecha por diversas empresas que destinan fondos a, como afirmó Marcelo Odebrecht, posibles candidatos ganadores en una justa presidencial. Qué rápido cambió el tratamiento de esta acción al verse involucrados más sospechosos de estos beneficios turbios. Un matiz de sarcasmo corre por muchos medios al plantear explicaciones y justificaciones de esta interesante forma de clientelaje indirecto (abiertamente directo, diría yo). Aún queda mucho por aclarar todo el problema generado por los Panamá Papers, formas ilegales de hallar financiamiento, noticia que estalló una vez acabada la primera vuelta electoral y que comprometió tanto a la candidata a segunda vuelta Keiko Fujimori, como a nuestro actual Presidente, así como a AGP e incluso el ex candidato César Acuña. Por otro lado y esto es de interés público, en los descargos y declaraciones de todas las personas involucradas en este nuevo escándalo manifiestan siempre haber conocido a los representantes del monstruo Odebrecht en rondas empresariales. Un espacio en el que las conversaciones se vuelven dinámicas, interesantes y comprometedoras. Algo así como los lobbies. Ahí comienza un camino no muy claro para los intereses generales, salvo para las partes que llegan a un acuerdo beneficioso entre ambas

Esta semana que ha pasado nos muestra la urgencia de contar con una reforma electoral a fondo sobre las formas de financiamiento de los partidos políticos. Por un lado, vemos al narcotráfico extendiendo lentamente su poder no solo con dinero, sino ya incluso con candidatos suyos. Ahora vamos descubriendo qué otras formas de poder corrupto pueden estar colocando sus candidatos en campañas electorales de una nación como la nuestra, con escasa transparencia política, poco compromiso y cargada ignorancia de la sociedad civil que hace que los candidatos a todas las instancias políticas sirvan más a sus intereses o los de su amo, que a los intereses de las personas o colectividad que lo puso en un sillón político. 
Publicar un comentario