sábado, 28 de febrero de 2009

PALMAS ACADÉMICAS


MI DISCURSO PARA LA ENTREGA


Usualmente no cuelgo estas informaciones tan personales, pero mis amigos me han pedido que lo haga. Estoy muy contento con este logro y quiero compartirlo con ustedes. Disculpen.

Gerardo


Señora Embajadora de la República Francesa, Cécile Pozzo Di Borgo, señores miembros de la delegación diplomática francesa acreditada en nuestro país, autoridades académicas, políticas e institucionales, señoras y señores, amigas y amigos todos.

Hoy es un día muy especial para mi persona; pero no como persona individual, calidad la cual vivimos todos los días; sino para la persona entendida como una entidad social que se engarza en un tejido de relaciones interpersonales e interinstitucionales que busca un bien común, identificado este como una idea realizable en un espacio y en un tiempo donde el mayor número de personas pueda vivir mejor.

Mi trayectoria de vida estuvo siempre signada por la cultura gala. Mi educación escolar en Arequipa se realizó en un colegio perteneciente a una orden religiosa fundada por uno de los precursores de la Educación gratuita en pleno Siglo de Luces francés: Juan Bautista de la Salle. Mi acercamiento al idioma y a la cultura francesa se inició desde mis estudios escolares, cuando esporádicamente acompañaba a un grupo de amigos a la Alianza Francesa de dicha ciudad. Pero comencé a formalizar mis estudios en esta lengua durante mi permanencia en la Universidad Católica del Perú en la ciudad de Lima. Ambos espacios, la Alianza Francesa de Lima y la Universidad fueron sendos lugares de apertura a ideas, a conceptos y a sistemas que iban siendo asimilados como cualquier joven curioso de la vida y del saber.

Voy a hablar en francés:


Ma rencontre et ma passion pour la philosophie rationnelle cartésienne ou la phénoménologie de Merleau Ponty; la pensée critique de Jean Paul Sartre et son engagement social; pour la musique existentialiste d’après guerre, chantée par Juliette Greco, sa Muse; pour la poésie très intimiste et quotidienne de Jacques Prévert ou pour la prose provocante et vivante de Charles Baudelaire; pour le cinéma de la Nouvelle vague, surtout Godard et Truffaut; pour les théories de Claude Lévi Strauss; pour la rigoureuse pensée linguistique d´André Martinet et Émile Benveniste; pour le nouvel ordre offert par la sémiotique de Roland Barthes ou Arthur Greimas, pour la poésie visuelle de Henry Cartier-Bresson ou Robert Doisneau; pour l´explosion chromatique de Matisse, Degas, pour tous les impressionnistes, pour la beauté auditive de Berlioz, Ravel, Satie, le group de 5; et enfin, pour la beauté agressive et humaine de Jean Genet. Tout cela et plus encore a conforté en moi l´idée de partager et diffuser toutes ces incroyables œuvres, nées la créativité et la pensé rationnelle, non seulement comme plaisir esthétique ou jeux intellectuels, mais comme une sortie possible aux plusieurs problèmes qui abîment notre société.
Traducción: Acercarme a la filosofía racional cartesiana o fenomenológica de Merleau- Ponty; al pensamiento crítico humanista de Sartre y su compromiso con la sociedad; a la música existencialista de postguerra cantada por Juliette Greco, su musa; a la poesía íntima y cotidiana de Jacques Prévert o la descarnada de Charles Baudelaire; al cine de la Nouvelle Vague, sobre todo Godard y Truffaut; a las teorías de Lévi Strauss; al pensamiento lingüista riguroso de André Martinet y de Émile Benveniste; al nuevo orden planteado en la semiótica por Roland Barthes o Arthur Greimas; a la poesía visual de Henry Cartier- Bresson o Robert Doisneau; a la explosión cromática de Matisse o Degas, todos los impresionistas; a la belleza auditiva de Berlioz, Ravel, Satie, el grupo de los 5; a la belleza agresiva humana de Jean Genet. Todo esto y mucho más, afianzaron en mí la idea de que estas maravillas, producto de la creatividad y del pensamiento racional, deberían ser compartidas entre todos nosotros, no sólo para un placer estético o un goce intelectual, sino como una interesante puerta de soluciones a los infinitos problemas que aquejan a nuestras sociedades.


La fuerza de un idioma radica en el hecho de que quienes lo hablan están permanentemente creando a través de la ciencia, la tecnología, el arte, algunas propuestas de entendimiento del mundo que tenemos delante de nosotros. Ese constructo mental ha permitido que el mundo moderno en muchos aspectos sea lo que queremos de él y para todos nosotros. Como un notable ejemplo de esta incesante actividad tenemos el hecho de haber celebrado recientemente 60 años de la Declaración Universal de los derechos del Hombre, de la Humanidad, una posible entelequia a la cual casi todos los pueblos de todo el orbe se han adherido.
Hubiera sido un acto egoísta no compartir esta riqueza entre mis amigos, alumnos, mi sociedad a la cual me debo. La difusión de la cultura francesa es mi mejor contribución a la comunidad a la cual me he integrado; es mi compromiso personal con los demás: no sólo hacer conocer su bello y poderoso idioma, sino aprender de su cultura logros no sólo tecnológicos, sino, y sobre todo, sociales y mentales, que espero sean parte de nuestro tejido social: el respeto por el otro, la tolerancia en la diversidad, la conciencia política y ciudadana. A Francia le ha tomado un largo camino para llegar a ello, un camino en el que aprendió que conociendo al otro se podía vivir en armonía y esto conlleva a mejorar en todos los planos del quehacer humano, desde el íntimo hasta el macroeconómico. La cultura francesa, sus ciudadanos estudian con más detenimiento a las otras culturas para entenderlas y aprovechar de ellas lo que pueda aprender para la suya. Nunca dejan de maravillarse en el aprendizaje. Creo que es el mejor regalo que un país tan apasionante me pueda haber ofrecido y que con mucho amor y respeto difundo al mundo y en especial a nosotros, los trujillanos.


Quiero agradecer al Gobierno de Francia y su representación en nuestro país en la persona de la Sra. Cécile Pozzo de Borgo por este reconocimiento a mi trabajo que alcanza a muchos más de los que están presentes; a todos los que me ayudaron a llevar a cabo esta empresa que es la difusión de su cultura, a todos los directores que han pasado por nuestra querida Alianza, personalmente agradezco a Stéphane Bois, Daniel Massat y su esposa Melissa, Régise Guénole, Christian Dardenne y a Olivier Guiral; a toda la Junta Directiva de nuestra Institución, ya que codo a codo hemos sacado adelante actividades, conferencias, festivales que ya se han institucionalizado en nuestra ciudad. A la gente de la Alianza (personal administrativo y docentes) que gracias a ellos hemos ido creciendo. A todos mis amigos y compañeros de trabajo que apoyaron de manera directa o indirecta el logro de mis metas en el campo intelectual y académico, y sobre todo a mi familia quien tuvo que soportar muchas veces los arrebatos, sueños y preocupaciones que solía muchas veces llevar a casa como parte de los proyectos que les tocó vivir en mi persona.

Merci, merci beaucoup.
Publicar un comentario