viernes, 7 de agosto de 2009

LA DIABLADA, EL PLAN COLOMBIA EN ACCIÓN Y OTROS AVATARES


Los últimos días, la política latinoamericana se ha visto agitada por una serie de eventos gravitantes que han sido distraídos por eventualidades, cuyo fin, a mi modo de ver, han sido provocadas para distraer la atención de los analistas políticos. Las famosas cortinas de humo.

Se discute por un traje de diablada, cuando diablos internos y externos rondan felices sin poder ser controlados para beneplácito de varios.

El partido de gobierno ha colocado a un oscuro personaje, fichado como clientelista, para esta nueva propuesta que permite al "pueblo" ser gestor y ejecutor de proyectos que beneficien a la comunidad en la que se ejecute. Río revuelto. Carta blanca para proyectos camaleónicos en beneficio de los "clientes" que están rondando palacio para favores y prebendas. Las reglas del juego están dadas, ahora toca moverse. Así estamos. Pero tenemos la lucha intestina de la familia Humala, que ha copado blogs, diarios, televisión, internet, radios, etc. Son la vedette del momento y el trabajo silencioso de los "compañeros" pasa a seda total. Un nuevo triunfo luego del copamiento aprista de todas las cúpulas del poder (¿hay algo que no sea aprista en lo legislativo o ejecutivo?)

Los diablos externos sí son muy interesantes. Lo de Honduras pasó a hondos rincones de la diplomacia, ya que no existe el menor interés de rescatar la democracia formal. No es política de nuestro estado. Peor aún, cuando las personas que lo defienden no comparten el interés de nuestro gobernante. El problema de Honduras no compete a AGP, puesto que su gran amigo, el Fujimori colombiano Álvaro Uribe, está haciendo unas movidas que han sido poco observadas en nuestra política nacional. Ecuador se deshizo de la base militar norteamericana de Manta y, bajo el incómodo gobierno de Bush, comenzaron la gestión para reubicarla en algún país de la zona, dizque para apoyar en la lucha contra el narcotráfico, situación generada por su país por contar con el mayor número de consumidores del planeta. Recordemos que algunos marines y aparatos bélicos norteamericanos recalaron en Ayacucho, cerca del VRAE; hace unas semanas, la revista SOMOS sacó un reportaje y fotos de lo bien y lindo que les va a estos marines (el reportaje se centra en las marines a quienes les va regio en la zona) en Ayacucho. Me huele a una suerte de Alianza para el Progreso kennediano con tinte Obamesco. Quizá me equivoco, pero lanzo mi duda.

Pero la gira del inefable Uribe sí que ha sido en un momento geopolítico muy interesante. Centroamérica ya se entibia, tenemos un problema con nuestro vecino boliviano por una cuestión de trajes que distrae la realidad geopolítica peruana. Ahora, pues, manos a la obra. Lo que Clinton tenía en la cabeza, el plan de invadir Colombia por la inestabilidad de la región provocada no sólo por las guerrillas, sino por todo el movimiento de paramilitares y narcotráfico, se vio frustrado por la oposición de algunos países, sobre todo Brasil. Los brasileños no tienen mucha simpatía por tener a los gringos tan cerca, geopolíticamente no. No sé cómo ha recibido Lula la visita de Uribe para justificar su proyecto de una base norteamericana en Colombia, peor aún si la quieren instalar en la selva: una especie de caballo de Troya para una ¿balcanización o libanización? de la Amazonía. Pero AGP con su falsa sonrisa ha dicho que sí. Habrá que revisar el tratado de la Amazonía por su alguna ley se esté trasgrediendo, sobre todo en cuanto a su uso internacional.

Pareciera que el concierto de presidentes latinoamericanos está pasando por alto esta riesgosa situación que cambia el equilibrio de la zona y puede desembarcar en una espiral de armamentismo en la cual nuestro país está ahora imbuido. Ahora, desde el punto de vista económico es muy interesante, ya que va a un "dinamismo envidiable" por la ley del mercado, ya que hay más movimiento de capitales y todas esas cosas maravillosas que han hecho de nuestros países, Colombia y Perú, las estrellas más notables de esta del mundo. Así los mercados bursátiles estarán rebosantes y nos darán una "carita feliz" por nuestro extraordinario desempeño en el concierto mundial de países del tercer mundo.

El día que la violencia que asola a Colombia cruce con mayor brutalidad (ya cruzaron los narcotraficantes, los que están convirtiendo a nuestro país en el primer productor de cocaína en el mundo), quizá sea ya muy tarde para reaccionar. Así como la corrupción campea en círculos colombianos de alta esfera (La familia de Uribe, sobre todo sus hijos, está involucrada en conocidos escándalos de corrupción sobre todo en propiedad de tierras, algo que maneja bien el asesor de AGP, Arana), esta corrupción va a ser trasladada a nuestro país (sino ya está instalada con este gobierno) y nuestra colombianización será inevitable. De eso es consciente Ecuador (sufre de esto ya hace 15 años). Cuando las papas quemen en nuestro territorio y no podamos controlar la situación (como pasa con Colombia ahora, sino ¿para qué las bases norteamericanas?), entonces el congreso peruano pedirá a gritos la ayuda internacional. La mesa está servida.
Publicar un comentario