lunes, 8 de febrero de 2016

BUENOS EJEMPLOS EN TRUJILLO

Frecuente es ver u oír noticias que muestran el lado oscuro de nuestra sociedad. Los medios de comunicación masiva, en cualquier soporte que este emplee, llena sus titulares con malas nuevas que causan zozobra en la población, la insensibilizan por el excesivo manoseo de las circunstancias en las que ocurrieron y, a la larga, han desarrollado morbos y prejuicios en la sociedad urbana que le permiten crear estereotipos determinantes con los cuales identifican y se autoidentifican ciertos grupos humanos, sea por condición social, ubicación geográfica, género, edad, estudios, un largo etcétera. Estas observaciones fueron obtenidas gracias al estudio descriptivo y analítico sobre la criminalidad juvenil realizado en El Porvenir (http://juventud.gob.pe/publicaciones/102-criminalidad-y-violencia-juvenil-en-trujillo/).
A raíz de este estudio, la ONU se interesó en llevar a cabo un programa de fortalecimiento de la seguridad humana con el fin de apoyar, difundir y sistematizar aquellos proyectos que apunten, de manera desinteresada pero autosostenible, a fortalecer la prevención y la educación en áreas críticas en nuestra ciudad con el fin de atender a los grupos sociales más vulnerables y bastante desatendidos por los sectores público y privado. En Trujillo hay varias instituciones que trabajan más allá del carácter asistencialista a los que nos hemos acostumbrado para paliar momentáneamente un problema que necesita ser atacado más de fondo. Estuve visitando algunas de estas instituciones que han generado cambios en jóvenes y sus familias y, a través de ellos, el entorno social en el que se hallan. Algunas pequeñas aún como la asociación francesa Pour Les bébés que trabaja en Río Seco; la británico-norteamericana SKIP (https://www.facebook.com/SKIPPeru/) en el mismo Río Seco (https://www.youtube.com/watch?v=O84PqHm_dvk); o la asociación alemana El Puente, localizada en El Milagro; son algunas que tienen proyectos que fomentan la política de ayudar a esos estratos sociales generalmente en el área educativa (http://www.puente-trujillo-peru.com/). Por el lado peruano también hay algunos interesantes, uno de los cuales espera pronto implementarse en nuestra ciudad, como D1, el cual fomenta la danza entre la juventud y ha tenido buenos resultados en Lima. El camino para lograr sus metas no está exento de diversos problemas: desconfianza de la población, provecho político (algunos bastante descarados), engaños y criolladas, desinterés e inconstancia por parte de los invitados a participar en estas interesantes propuestas que buscan mejorar sus vidas, no bajo el concepto de dádivas, sino en base a un compromiso sólido que exige disciplina y aprecio al trabajo. También está la desinformación y desconocimiento del grueso de la población de la labor hecha por estos ciudadanos que han abandonado su zona de confort para aportar en hacer de esta ciudad un lugar más agradable y lleno de oportunidades a sus habitantes.

Publicar un comentario