lunes, 7 de septiembre de 2015

LA REALIDAD POLÍTICA QUE NECESITAMOS

ESCENARIOS SOMBRÍOS

Lo que se temía que iba a suceder, ha comenzado. La temida desaceleración china ha llegado y el freno económico en seco ocurre en un momento crucial para la vida económica y social de nuestro país: un posible mega Niño (http://www.rpp.com.pe/2015-07-07-minagri-peru-se-prepara-para-el-peor-escenario-ante-fenomeno-de-el-nino-noticia_814631.html). Aunque el fenómeno climático no nos va a tomar totalmente desprevenidos como el del 82-83, la coyuntura mundial complica a nuestro país en lo que sería el proceso de reconstrucción, el acceso a créditos para la reparación de los daños de ciudades y sistema vial, así como para la repotenciación de todo el motor productivo de la zona, sobre todo en agricultura y derivados. El primer impacto se tendrá pronto con la devaluación del yuan (http://actualidad.rt.com/economia/183032-america-latina-consecuencias-crisis-china) y el segundo, y posiblemente más nefasto, el enfriamiento de su economía (http://gestion.pe/economia/cuatro-razones-que-china-golpeara-economia-peruana-2140908). Nuestro aparato económico, generalmente de corte extractivo (minerales, sobre todo), va a resentirse y los problemas de inversiones en los rubros mineros van a acentuarse por la caída de los precios. La política cortoplacista de los últimos gobiernos nos va a pasar factura por no haber ideado con tiempo alternativas al panorama al cual entramos con marcada incertidumbre. Vemos extinguir la gallina de los huevos de oro. Y, hablando de oro, las economías mundiales se van a refugiar en este y nuestro país, rico en este mineral, ha exportado más de 4 millones de onzas hacia el 2013. ¿Estaremos guardando pan para mayo?

Este escenario debe ser el tema obligado para los futuros candidatos, de los cuales aún no hemos oído comentario alguno al respecto. Los voceados candidatos deben hablar de planes de contención, mantenimiento de nuestra economía y la reconstrucción de ciudades, carreteras, escuelas, hospitales, además de ver con qué fondos contamos y qué estrategias van a tener para estos escenarios. Lastimosamente, como circo ambulante, más se hallan preocupados en robar agendas de los demás, en vez de elaborar planes de gobierno que trabajen con estas dos realidades que, de todas maneras, han de condicionar el nuevo gobierno que suba en julio del 2016. Es el momento de exigir como ciudadanos a aquellos que quieren gobernarnos para ver si pueden asumir el reto de un periodo que no va a ser nada agradable  desde el punto de vista de la política en términos correctos.
Publicar un comentario