viernes, 27 de noviembre de 2009

LA COMEDIA A LA FRANÇAISE

El reír es una de las manifestaciones humanas más agradables y saludables disponible para cada uno de nosotros. Es gratuito y está al alcance de pobres y ricos; gordos y flacos; viejos y jóvenes; hombres y mujeres. Pero lo que puede provocar la hilaridad ya es harina de otro costal. El sentido del humor es también de naturaleza humana, pero ya no es una cuestión fisiológica, ya es una entelequia mental en la cual convergen factores sociales, culturales, lingüísticos y geográficos. El chiste, el doble sentido ya es un proceso mucho más refinado que integra o disgrega grupos humanos, e incluso pueden llegar a convertirse en medios de crítica o una forma de conocimiento de la coyuntura vivida por una sociedad. La posibilidad de transformar el entorno de cada uno de nosotros hacia la hilaridad es una acción creativa que demanda ingenio y reconocimiento individual y colectivo. Así pues, la buena comedia no es una actividad ligera como muchos han querido ver este género. La confusión de relacionar la vulgaridad con el buen humor ha hecho que el gusto por este género se haya deteriorado y haya formado un público con exigencias ramplonas y de total mal gusto El facilismo acostumbró a muchos oyentes y espectadores a una lectura auditiva y visual fácil y poco complicada, y se pensó que el lado amable de la vida no podía ser fuente de un entretenimiento inteligente y lúdico.


Como manifestación cultural, el humor tiene diferentes manifestaciones que requieren lecturas especiales por parte del receptor; y le demanda agudeza, rapidez, capacidad de crítica y autocrítica. Una aguda visión de lo social puede derivar en la crítica, cuya mayor manifestación es la sátira, la cual no está solamente reservada al mundo político. Es interesante ver cómo cada sociedad construye una visión graciosa de sí misma, mordaz y muchas veces cínica; es una catarsis amable, de distensión. Y también lo es de solidaridad con el o los personajes a quienes les toca experimentar situaciones embarazosas o tragicómicas. Así como la antigua tragedia griega se convertía en el liberador de demonios del inconsciente colectivo, la comedia moderna se ha vuelto en el catalizador de nuestras histerias, neurosis, complejos, deseos reprimidos y frustraciones.

 
Así pues, el cine, como manifestación cultural, ha dado obras que han hecho reír por décadas: grandes cómicos se han burlado de la miseria humana en todas sus manifestaciones y variantes. Como Mozart y Rossini lo hicieron en sus grandes óperas (Così fan tutte o El Barbero de Sevilla son obras maestras del género), el cine ha dado también maestros que nos han hecho desternillar de risa en nuestros asientos: Charles Chaplin, Búster Keaton, Bourvil, Louis de Funès, Fernandel, Cantinflas, Nini Marshall, Lucy Ball, Ugo Tognazzi, Umberto Lattuada, Woody Allen, Mel Brooks, son parte de esa gran lista de hombres y mujeres que han dignificado a la comedia y nos han hecho ver a través de su genialidad la inmensa capacidad que tiene el ser humano de poder reírse de sí mismo inteligente y agudamente.

 
El lado amable del cine francés está cargado de un espíritu bastante racional, mordaz y cínico, un poco diferente a su vecino, el humor italiano, por la forma cómo se maneja la situación cómica, la aproximación hacia lo ridículo y el humor corrosivo que se puede destilar cuando se ven situaciones por lo demás absurdas producto de la estupidez humana. Ya no son situaciones casuales o fuera de nuestro control, se ríe uno de la parte kafkiana de la hilaridad. Este tópico ha sido trabajado con exquisitez tanto por franceses como por ingleses en su extraordinario black humour, que va minando lentamente las estupideces que los humanos solemos hacer. Esto último va a llegar a situaciones extremas, cuando el absurdo invade nuestras vidas, con las desternillantes comedias hechas por los hermanos Marx.

 

LE PÈRE-NOËL EST UNE ORDURE (PAPÁ NOEL ES UN DESASTRE) JEAN-MARIE POIRÉ, 1982 ¿Cuál es el estereotipo que uno tiene de Papá Noel? Un personaje noble, amable, bonachón, bondadoso. Salvo el caso del policía Popeye en CONTACTO EN FRANCIA, siempre hemos tenido ese estereotipo. ¿Pero qué pasa si nos encontramos a uno pícaro y vicioso, además acompañado de una mujer muy simple, de un depresivo travestido? Así pues toda una pandilla de chiflados que coincide en una oficina de servicios sociales una tarde de Nochebuena. Un clásico obligatorio, lleno situaciones cómicas e imprevistas. Esta es una adaptación de la famosa pieza teatral que lleva el mismo nombre, la cual se ha convertido en un filme de culto. Como rompiendo un poco los mitos.

TOI ET MOI (TÚ Y YO) JULIE LOPES 2006 "Tú y yo" es la historia de dos hermanas, Ariane y Léna, con una vida sentimental movida. Redactora de foto-novelas para la revista "Tu y yo", Ariane tiende a transformar la realidad amorosa de ella y su hermana tal como lo haría la creatividad de la novela rosa. Pero, tal como alguna vez comentó Rosa Montero, eso corresponde a la loca de la casa y la vida no es tal color de rosa; morada quizá. Ariane está atada a Farid, a quien ella no le interesa, por su lado, Léna se aburre infinitamente con su compañero François. Pero, ¿qué pasaría si Ariane se dejara ir por el amor de Paolo, un guapo obrero español que trabaja en su edificio? ¿Y si Léna dejara latir su corazón por Mark, un violinista prodigio que acaba de conocer? Según las directora del film, su película "nos muestran un mundo que va cambiando y que nos ayudan a ver mejor ese mundo".


BERNIE ALBERT DUPONTEL, 1996 Situaciones como la que vamos a ver sí suelen suceder. Bernie es un hombre joven que ha pasado sus 25 años en un orfanato. Esta realidad lo ha “dotado” de una inocencia colosal. Y ahora debe enfrentar el mundo, donde podrá averiguar la verdad de una obsesión que lo atormenta: saber quiénes son y dónde están sus padres. Él cree que ellos lo internaron para salvarlo de una conjura internacional, que al parecer no ha terminado. ¿Por qué saca esta conclusión? Al enfrentarse con la vida cotidiana con la lupa personal de su inocencia, la vida cotidiana le resulta absolutamente ajena. El film presenta una galería de "héroes raros" más locos, salvajes y divertidos, razón que valida la visión peculiar de Bernie que tiene de la vida.


TRAVAUX. ON SAIT QUAND ÇA COMMENCE (OBRAS EN CASA) BRIGITTE ROUAN, 2005  Muchas veces las situaciones quijotescas no tienen su merecido reconocimiento y, lejos de mejorar la situación, terminan por agravar las cosas. Casi una Nazarín de la escena, Chantal es una abogada progresista, que se empeña con todas sus fuerzas en defender a los débiles y desvalidos indocumentados de París. Por ser atractiva y persuasiva, logra sus objetivos a menudo. Pero, cuando obtiene el permiso de trabajo para un joven arquitecto colombiano, va a verse envuelta en algunos problemas hilarantes; ella decide contratarlo para hacer pequeños trabajos de rehabilitación en su casa y este trae consigo a un equipo de compatriotas sin papeles, que no son precisamente especialistas en refacciones. Así empiezan los líos para nuestro Quijote.

LES VACANCES DE MONSIEUR HULOT (LAS VACACIONES DEL SR. HULOT) JACQUES TATI 1953 Cerramos este ciclo de comedia francesa con esta divertido y clásico film de profunda observación psicológica con nuestro director como el principal actor y un banda de franceses en vacaciones. Hulot hace como todos los franceses: se va de la ciudad, y en su intrépido viaje con una especie de carromato le van sucediendo cosas que nos van mostrando una serie de personajes del mundo cotidiano francés. Hulot es una persona que entra en la vida de cada uno de ellos, perturbándolos: son notables las escenas en la playa y en el comedor del hotel. Y es una realidad tan fresca y cotidiana sobre las tontas y tantas acciones que podemos cometer. Tati recurre mucho al mimo, al lenguaje corporal, a los recursos de las situaciones y el gran espectro del mundo sonoro para desarrollar su propuesta fílmica. No en vano viene de las canteras del circo y del mimo. Es una extraordinaria película de aguda visión, de reconstrucción de personajes ricos en gestos y acciones, y que es (el director) capaz de convertir las cosas más insignificantes en algo hilarante.
Publicar un comentario